Portada / Neumáticos / ¿Están ya a la venta los neumáticos autoinflables que se reparan solos?

¿Están ya a la venta los neumáticos autoinflables que se reparan solos?

Hoy en día tener un pinchazo de ruedas es lo más normal del mundo, especialmente si el neumático está demasiado gastado o la carretera por donde circulamos no está en el estado adecuado. Por ello, la seguridad de los vehículos debe continuar mejorando y a raíz de esto un equipo de científicos de la Universidad de Harvard ha desarrollado unos neumáticos autoinflabes que, con toda seguridad, va suponer una auténtica revolución en el mercado en los próximos años.

El futuro pasa por los neumáticos autoinflables

Estamos hablando de un tipo de compuesto que incorpora un novedoso material capaz de hacer una reparación por sí solo cuando reciba un pinchazo. La solución es simple y consistiría en volver a inflar el neumático hasta que recuperara la presión adecuada y después continuar la marcha como si nada hubiera ocurrido.

No obstante, este componente capaz de regenerarse por sí solo no es el primero que se ha desarrollado en los últimos años, pero sí es cierto que el verdadero avance de esta auto reparación radica en que no necesita nada para recuperar el molde del neumático, cuando otros materiales sí necesitan de agua para hacer de enlace en la reparación. De esta forma, cuando se ha retirado el objeto que ha atravesado la goma, el orificio desaparece como si de auténtica magia se tratase.

El funcionamiento de la reparación del pinchazo de ruedas

De acuerdo con los científicos de esta universidad estadounidense que han desarrollado este material, también han reconocido que dicho avance se ha visto involucrado en alguna que otra complicación pues el caucho normal queda compuesto por polímeros conectados por una serie de enlaces covalentes permanentes, los cuales no pueden volver a realizar la conexión una vez que se ha producido la rotura.

Pero tampoco han tardado demasiado en superar este problema al desarrollar un caucho híbrido a base de enlaces covalentes y reversibles con una unión mediante una cuerda molecular, lo cual ha tenido bastante éxito sabiendo que esta clase de enlaces son realmente complicados tanto con el agua como con el aceite.

De esta manera, el resultado que nos queda es un neumático flexible y resistente que ya no se resquebraja como antes, sino que simplemente deja pasar el objeto punzante sin que el mismo rompa sus estructuras moleculares, pudiendo repararse por sí solo. Es como si atravesamos un jersey de punto con una aguja y sacamos la aguja. Vemos que aunque haya habido una punzada, el jersey no ha sufrido ningún daño y cuando lo estiramos vuelve a su forma natural.

Dicho material ha sido desarrollado en la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas John A. Paulson de Harvard. Jinrong Wu, uno de los investigadores del proyecto aseveró que si uno de sus neumáticos sufriera algún pinchazo, no tendría que cambiarse de inmediato, sino que se repararía solo y podríamos seguir conduciendo.

Más investigaciones para la seguridad de los vehículos

Sin embargo, la universidad también ha insistido que todavía están en proceso de patentar esta tecnología y los usos que podría tener en el mundo del motor, aunque todavía son necesarias más investigaciones y, por tanto, los neumáticos todavía no están en el mercado. Y unido a este avance, hay que añadir que los avances en el sector de la automoción continúan sucediéndose en busca de esa seguridad en el mundo de la conducción, donde también destacamos los sistemas runflat, los de conducción autónoma o el frenado de emergencia en caso de colisión.

En definitiva, los neumáticos autoinflables son el futuro y supondrán una auténtica revolución en la seguridad de los vehículos en poco tiempo, solventando el contratiempo del pinchazo de ruedas.

Te puede interesar también

El neumático hecho arte

Hacer arte con neumáticos no parece que vaya a ser la solución definitiva al problema …