Portada / Consejos / Las ventajas de los neumáticos de invierno

Las ventajas de los neumáticos de invierno

El buen estado de los neumáticos y una buena elección de los mismos es fundamental para la estabilidad del vehículo, prevenir complicaciones y reducir la posibilidad de situaciones de riesgo. Todas estas circunstancias se multiplican en invierno, cuando las condiciones climatológicas pueden ser desfavorables por la posible presencia de agua, nieve o hielo en la carretera, aunque simplemente con el descenso de las temperaturas aumenta el riesgo de que los neumáticos sean menos eficaces que en condiciones normales. Es por ello que te ofrecemos algunos consejos acerca de por qué y cómo elegir neumáticos de invierno.

Cuando la temperatura es inferior a 7°C, los neumáticos de invierno ofrecen mayor seguridad al ganar adherencia al terreno y reducir así el riesgo de derrapes y aquaplaning. Esto es debido a que han sido especialmente preparados para conservar sus propiedades a bajas temperaturas y a condiciones climatológicas cambiantes, ya que han sido fabricados con un caucho especial resistente al frío. De esta manera, las gomas no se endurecen y mantienen el agarre al terreno, a la que vez que su estructura es más elástica y ofrece mayor superficie de contacto con la carretera para aumentar la adherencia.

Las ruedas para el invierno se diferencian de las habituales en el dibujo y en su composición química: ostentan más canales y son más profundas y más anchas, con lo que evacúan mayor volumen de agua y reducen el riesgo de aquaplaning. También presentan unas laminillas en los tacos que ayudan a la adherencia en condiciones de nieve y hielo, por lo que permiten que las cadenas no sean imprescindibles en esas circunstancias. Estas laminillas se cierran y se abren a medida que la rueda gira, y retienen las partículas de hielo y nieve: es lo que se conoce como efecto oruga.

Entre octubre y marzo

Las fechas más indicadas para montar los neumáticos de invierno están entre octubre y marzo, ya que no es recomendable utilizarlos a temperaturas superiores a 12°C. Cuando el termómetro supera estas cifras, la distancia de frenado se incrementa y los neumáticos sufren un mayor desgaste. Además, la mayor resistencia a la rodadura redundará también en un mayor gasto de combustible.

No obstante, los neumáticos de invierno crossclimate de Michelin sí permiten su uso durante todo el año, ya que están fabricados con un compuesto especial que soporta también temperaturas superiores a las habituales en este tipo de neumáticos, garantizando una buena frenada y tracción a lo largo de todo el año.

A la hora de elegir neumáticos de invierno es preciso consultar el manual del vehículo y así comprobar qué tipo de neumático aconseja el fabricante, así como sus medidas y ficha técnica. Lo más importante es asegurarse de que cumplirán los estándares adecuados de estabilidad y seguridad.

Te puede interesar también

aquaplaning

¿Cómo prevenir el aquaplanning?

Para prevenir el aquaplanning lo primero que debes tener claro es que has de llevar un mantenimiento …