Qué consecuencias puede tener en tu coche una correa de distribución rota

La correa de distribución rota es una de las averías que más tememos los conductores. A todos nos suena que la rotura de la correa de distribución no es nada bueno y el arreglo no es barato.

De hecho, en determinadas situaciones que esta correa se rompa cuando vamos circulando significa que el coche puede terminar en el desguace debido al coste de la reparación.

Cómo saber si va a fallar la correa de distribución

La rotura de la correa de la distribución no suele ser inmediata y durante un tiempo nos está dando avisos. Si notamos alguna de estas advertencias lo mejor es parar el coche e ir al taller de inmediato en una grúa.

Ruidos rítmicos en la zona del motor

Uno de los síntomas de que la correa de distribución está rota, muy cerca de partirse, es un ruido que se oye en la zona del motor.

Del capó pueden salir muchos ruidos metálicos, pero este tiene la particularidad de que es rítmico, siguiendo una secuencia similar al tic-tac de un reloj.

Dificultad para arrancar

Esta dificultad para arrancar es otra de las respuestas a la pregunta de cómo saber si falla la correa de la distribución.

Si la batería y el alternador están bien es muy posible que el coche no arranque debido a que la correa ya está en las últimas o que le cueste mucho hacerlo.

Pérdida de potencia en carretera

No es normal que cuando vamos acelerando en carretera el coche pierda potencia de repente. Si ocurre esto hay que parar en cuanto podamos y abrir el capó para tratar de observar la correa de distribución si está a la vista.

Una pérdida de potencia puede significar que la correa de distribución está rota, de forma que habrá que llamar a la grúa para que la revisen en el taller y la cambien ante el menor signo de desgaste.

Luz de fallo de motor encendida

Los coches actuales nos avisan de todo y cuando la correa falla se enciende una luz amarilla en el cuadro de instrumentos, síntoma de que algo no va bien. Además, también dará códigos de error que tienen que ver con el árbol de levas al perderse la sincronización.

Consecuencias de la rotura de la correa de distribución

Cuando una correa de distribución se rompe las consecuencias son catastróficas, ya que en ese momento la sincronización del motor se pierde.

En unos segundos, y sin que nos demos cuenta, los pistones comenzarán a dar golpes contra las válvulas haciendo que se partan, para después afectar a las bielas y al resto del motor.

Sin tiempo para reaccionar asistiremos a la rotura del motor, que habrá que tirar porque es imposible de reparar en la inmensa mayoría de los casos, lo que significa que muchos coches terminan en el desguace por la rotura de la correa de la distribución.

Una correa de distribución rota es un desastre para el motor y para nuestro bolsillo. La mejor manera de prevenir esta avería es cambiar este componente cuando nos indique el fabricante, aunque también habrá que estar atento a los síntomas de desgaste.

Te puede interesar también

Miedo a conducir: trucos y consejos para superarlo

Todos hemos tenido alguna vez miedo a conducir, pero ese miedo suele ser pasajero y …

Timos de coches por internet: phishing car y otras estafas

Las estafas por internet son habituales en todos los sectores y ámbitos de la vida. …