Portada / Consejos / Lluvias y neumáticos en buen estado, una alianza perfecta

Lluvias y neumáticos en buen estado, una alianza perfecta

Siempre insistimos en este blog en la importancia de calzar unos neumáticos en buen estado a la hora de salir a circular por cualquier tipo de carretera. Sin embargo la cosa se convierte en una cuestión vital en el caso de que lo hagas por carreteras mojadas o, como ha sucedido durante los últimos días de gota fría en España, totalmente encharcadas.  Lo cierto es que tener unos neumáticos con una profundidad de dibujo idóneo es un auténtico seguro de vida siendo el caso de que el neumático es el único punto de contacto entre el vehículo y la carretera.

Aunque hay una gran variedad de neumáticos y bandas de rodadura, existe una Ley que obliga a todos los vehículos a sustituir sus neumáticos si la profundidad de su dibujo es menor a 1,6 centímetros. Aunque existen fabricantes como neumáticos Continental que aconsejan no dejar que el dibujo se apure tanto y aconsejan sustituir los neumáticos cuando la profundidad baja de dos milímetros, como en la infografía de la parte inferior.

Para comprobar la profundidad de los neumáticos de manera sencilla existen diferentes sencillas fórmulas que van desde el truco de la moneda, usar un profundímetro, supervisar los indicadores de desgaste o echar mano del método camaleón que vienen incorporando algunos neumáticos chinos.

Fuente: Continental España

Neumáticos en buen estado: controla la presión

Cuando hablamos de neumáticos en buen estado no sólo nos referimos a el estado de su caucho y de su banda de rodadura, existe otra cuestión vital como es la presión de las ruedas. En mojado, al igual que ocurre con la profundidad del vehículo, también es vital contar con la presión adecuada de las gomas para lograr la máxima adherencia ya que en mojado éste puede perder agarre.

El riesgo del aquaplaning

Manejar un vehículo conlleva una gran responsabilidad, por lo que saber reaccionar ante las diferentes circunstancias que se presentan al estar detrás del volante es crucial. Entre estas circunstancias manejar sobre superficies mojadas es una de las más riesgosas ya que puede provocar el conocido aquaplaning, fenómeno que provoca que el coche pierda agarre y se deslice sin control y pudiendo causar accidentes graves.

Una mala evacuación del agua del vehículo provocada por un dibujo del neumático en mal estado puede desembocar en que suframos aquaplanning, lo cual produce que nuestro vehículo derrape de forma descontrolada

El aquaplaning o hidroplaneo como también se le conoce, es un fenómeno que provoca que el vehículo derrape de forma descontrolada y se produce porque los neumáticos no logran tener buen agarre en el asfalto a consecuencia de capa de agua que lo cubre. Este fenómeno se da con frecuencia y es causante de una gran cantidad de accidentes automovilísticos. Es por ello que revisar cuestiones como las citadas anteriormente -profundidad del neumático y presión- resultan decisivas a la horas de evitar este fenómeno tan peligroso.

Te puede interesar también

Consejos para ganar adherencia a la carretera

La adherencia de las ruedas de coche a la carretera es fundamental para garantizar tu …