Coches Km 0, nuevos y de segunda mano: cómo difieren en sus neumáticos

Cuando queremos comprar un coche tenemos tres opciones: adquirirlo nuevo, de segunda mano o de km 0.

No hay ninguna opción mejor. Quedarnos con una u otra dependerá de nuestro presupuesto y de las necesidades que vaya a cubrir el nuevo coche, pues no es lo mismo usar un vehículo para hacer 300 km diarios que hacerlo para ir a por el pan.

Qué es un coche Km 0

Al acudir a un concesionario, en muchas ocasiones no ofrecen coches de kilómetro cero y aquí comienzan las dudas.

Pocas personas saben qué es un coche de km 0 y enseguida lo descartan pensando que es un coche de segunda mano con un montón de km, con los problemas que ello supone.

Los coches de kilómetro cero son vehículos con muy pocos km, no al estilo de esos anuncios en los que dicen que los vehículos tienen pocos y pasan de los cien mil, sino coches que en la mayoría de los casos no llegan ni a los 1000 km.

Son vehículos que el concesionario ha matriculado para poder llegar a los objetivos de ventas que les pone la marca, y que pueden ser usados para pequeños desplazamientos o alguna prueba, aunque lo normal es que no se usen.

Al estar matriculados, aunque sin usar, el precio de venta es mucho menor que el de los vehículos nuevos o sin matricular, de manera que si nos preguntamos qué significa km 0 podemos responder que un descuento muy atractivo.

En cuanto a los neumáticos siempre están nuevos, aunque hay que consultar cuánto tiempo lleva el coche matriculado, por si pudieran estar endurecidos o deformados al estar el coche aparcado sin moverse.

Diferencia con los coches nuevos y de segunda mano

Los coches de kilómetro cero se diferencian de los nuevos en que están matriculados y que el contador no está a cero.

Otra de sus diferencias es que no podemos elegir el equipamiento, sino que nos tenemos que llevar el coche tal cual está.

Con respecto a los coches de segunda mano las diferencias sí que son más evidentes y se ven en el marcador.

Así, mientras que es casi imposible encontrar un coche usado con menos de 100 000 km, los coches de kilómetro cero apenas tienen unos pocos, por lo que su estado general es como el de un vehículo nuevo.

Volviendo al tema de los neumáticos, en un coche nuevo no tendremos que preocuparnos por ellos, mientras que en uno de segunda mano lo normal es que estén para cambiar y lo deberíamos hacer por precaución, ya que no sabemos cómo los han tratado.

Qué alternativa es mejor

La mejor alternativa depende de nuestras necesidades y de cuanto podamos o estemos dispuestos a gastar.

Si queremos un coche para darle un uso intensivo o para que nos dure muchos años sin tener que gastar dinero en los talleres, al menos al principio, la mejor opción son los coches nuevos y los coches de kilómetro cero.

Entre los dos, si encontramos un coche km cero cuyo equipamiento nos guste y sea del combustible que buscamos, siempre es la opción más inteligente. Vamos a obtener lo mismo que nos da un vehículo nuevo, pero por un precio menor.

Además, no vamos a tener que preocuparnos de cambiar los neumáticos, que dependiendo de la medida pueden sumar una cifra elevada.

En el caso de que necesitemos un coche para movernos por la ciudad o para trayectos muy cortos, siempre es mejor un coche usado. Al principio tendremos que gastar algo de dinero en el mecánico, cambiar los neumáticos, arreglar pequeños desperfectos, pero es lo que más nos conviene para el uso que vamos a darle.

Al comprar un vehículo conviene saber qué es un coche de km 0 para sopesar todas las opciones para escoger la más nos interesa, si uno de estos vehículos, uno nuevo o uno de segunda mano.

Te puede interesar también

Timos de coches por internet: phishing car y otras estafas

Las estafas por internet son habituales en todos los sectores y ámbitos de la vida. …

Lavado de coches: ¿a mano o a máquina?

Cuando vamos a lavar el coche tenemos varias opciones, las cuales vamos a escoger en …