Connect with us

Competición

¿Es posible hacer los deportes de motor más ecológicos?

Ruedas Pirelli en una carrera F1

Max Verstappen y el equipo Oracle Red Bull Racing ganaron respectivamente el Campeonato Mundial de Pilotos y Constructores de 2022 con unos 31.000 kilómetros por delante del calendario de F1 2022.

Quedan muchos kilómetros por recorrer para la logística de los diversos Grandes Premios restantes, hasta a Yas Marina en Abu Dhabi a final de temporada (18-20 de noviembre), pasando primero por América. Y 2023 será aún peor: 24 citas y 133.000 kilómetros sobre el papel, alucinante. Primer Gran Premio de Bahrein en marzo, el último a finales de noviembre en Abu Dhabi.

Paddocks, camiones, aviones: un gran premio en el gran premio

En 2022, en total, un equipo (son diez en total) de las principales series de carreras recorrió unos 116.000 kilómetros: entre transporte y logística, las distancias reales podrían ser entre un 10 y un 40 por ciento más largas. Por ejemplo, en 2019 las distancias relativas solo del Gran Premio fueron de 106.000 kilómetros. Pero realmente, según datos de DHL, los kilómetros recorridos por los aviones cargueros fueron 131.000, lo que para el transporte de 40-50 toneladas de mercancías se convierte en un reto global que se renueva cada año. Por no hablar de camiones y barcos.

Mover cientos de toneladas de mercancías a lo largo del año en pocos días con absoluta precisión (faltan en la factura los distintos repuestos que los equipos deben recibir de forma imprevista de sus talleres por carencias o accidentes en carrera) sigue siendo tarea de muy pocos.

Cientos de camiones articulados surcaron las calles de media Europa en varios días, transportando noche y día los mega paddocks y equipos de la organización entre todos los países que albergan las carreras con una semana de diferencia entre sí. Se sigue una precisa planificación, con turnos de tres personas al volante de los vehículos que paran únicamente para el abastecimiento. Un gran premio en el gran premio. Y un estrés adicional para todos, incluso para los pilotos.

Ruedas Pirelli en una carrera F1

Deportes de motor: la necesidad de un modelo más sostenible

En 2023 volverán a darse citas apretadas en suelo europeo entre Imola (Italia), Montecarlo y Montmeló (España), continuando con la tradición del transporte por carretera que, según la Agencia Europea de Medio Ambiente, contribuye drásticamente en el aumento de las emisiones contaminantes.

El calendario de 2023 se caracterizará por una complejidad considerable, con 24 carreras en todo el mundo, para una distancia teórica de más de 133.000 kilómetros y un auge en la planificación de rutas de transporte aéreo, marítimo y terrestre.

El desafío para el futuro está ligado a la sostenibilidad: un nuevo compromiso con el medioambiente para lograr el objetivo de que todos los Grandes Premios sean sostenibles para 2025 y lograr una huella de carbono cero para 2030.

De aquí la idea de utilizar combustibles verdes y utilizar camiones eléctricos para la logística. Hablamos de:

  • combustible 100% sostenible (se utilizará en los automóviles a partir de 2026);
  • introducción de motores híbridos de próxima generación;
  • combustibles sostenibles para el transporte aéreo;
  • la ampliación de la flota de vehículos eléctricos cero emisiones;
  • edificios de impacto climático cero.

Un coche de Fórmula E durante una carrera

Una contradicción indescifrable

Hay que decir que lo que tiene mayor impacto no es el número de carreras, sino la alta frecuencia con la que se suceden las citas, lo que requiere una planificación detallada del recorrido global para asegurar la entrega a tiempo de coches, neumáticos, personal, motorhome

Es necesaria una mejor optimización del transporte multimodal, terrestre y marítimo, y la elaboración de un calendario de las carreras más efectivo, que permita evitar el desperdicio innecesario tanto como sea posible.

Hay que decir que si nos paramos a pensar en el hecho de que existen competiciones gemelas, como la Fórmula 1 y la Fórmula E, o MotoGP y MotoE, la mayoría de estos discursos, aunque llenos de entusiasmo y buenas esperanzas, pierden todo su sentido.

Sin dudas. unificar todas estas competiciones y abandonar los motores de combustión de una vez por todas podría ser de gran ayuda para resolver el problema.

Populares