Portada / Neumáticos / Historia y origen del muñeco de Michelin
muñeco de michelin

Historia y origen del muñeco de Michelin

La historia y origen del muñeco Michelin, encierra la historia de una de las marcas más icónicas de la historia moderna. Hoy en día, nos parece que algo que pasó el mes pasado es historia antigua.

Nuestro sentido del tiempo se queda pequeño al ver la evolución de empresas como Michelín. La marca francesa ha llegado a la cúspide del mundo, luego de más de un siglo de constancia, disciplina y eficiencia.

Bibendum, el más famoso representante de la industria gala, ha traspasado las fronteras y podemos ver su imagen hasta en la aldea más recóndita.

Las mascotas, son hoy en día una práctica común y muy efectiva en el marketing. No obstante, a finales del siglo XIX, tener una mascota con una apariencia tan peculiar, era un gran riesgo.

Bibendum: pionero de las mascotas de marca

bibendum

Actualmente, podemos reconocer a un frenético conejo rosa e identificarlo con unas baterías o un oso de peluche con gorro de cocinero y querer un sandwich.

En 1897 la utilización de objetos inanimados como parte de las estrategias de marketing, era una idea muy arriesgada.

Andrè y Édouard Michelin, eran unos industriales prodigiosos, pero sus habilidades como fieros vendedores, los precedía sobre todas sus bondades.

Los hermanos Michelin participaron en la exposición mundial de París de 1898. Ahí se congregaron los más selectos industriales e innovadores del mundo entero, los hermanos Michelin tenían un stand de exposición de sus neumáticos.

Como parte de las promociones que tenían que hacerse sobre sus novedosos productos, Andrè Michelin lanza una frase icónica “Los neumáticos Michelin se tragan los obstáculos”.

Al terminar la exposición, antes de recoger, Édouard observa un montón de neumáticos apilados y comenta a su hermano: “si tuviera brazos sería un hombre gordo”.

Un par de años después, los hermanos buscaban un nuevo anuncio para su marca. Un dibujante muestra un esbozo rechazado por una cervecería alemana, un bávaro gordito que dice una frase de Horacio “Nunc est bibendum” (ahora bebamos).

Como todos los momentos memorables de la humanidad, los astros se alinearon y la frase de Andrè, se unió con la imágen de Édouard y el dibujo. El resultado fue uno de los puntos de quiebre de la historia de la publicidad: El nacimiento de Bibendum.

Bibendum: Embajador de Michelin.

El éxito de Bibendum, fue inmediato. El anuncio llegó a lugares en los que ni siquiera había venta de los neumáticos Michelin. Esto funcionó como un eficiente embajador de la marca y permitió que sus productos tuvieran una mayor aceptación de los mercados.

Otra de las principales características de este genial personaje, es que tenía una de las mayores ventajas de versatilidad del mundo publicitario.

Su forma antropomórfica, con una figura amable y rechoncha, podía ser adoptada casi en cualquier cultura, pues no tenía rasgos étnicos o culturales.

Bibendum, adoptó varias formas culturales como:

  • En Inglaterra, un dandy o un lord de bombín
  • En Estados Unidos, un vaquero con lazo y botas
  • En Italia un cavaliere italiano

Y así sucesivamente, hasta que la transformación del muñeco llegó a niveles de ridiculización y pérdida de los valores originales.

Fue ahí cuando la directiva de Michelin, tomó las riendas creativas y estandarizó a Bibendum a la versión estándar para todos los mercados de la empresa.

Bibendum: a imagen y semejanza de Michelin

Un hecho curioso en el diseño de la mascota, es que se hizo como un homenaje a Andrè Michelin. Su gruesa figura, con gafas redondas y un puro en sus manos, es un fiel reflejo del fundador de la empresa.

Hasta que Bibendum cumplió sus primeros 100 años, su imagen era acorde a los tiempos en los que la obesidad era un símbolo de fortaleza. A partir de 1998, el muñeco pierde unos cuantos kilos, deja de fumar y se hace un gran deportista.

La razón de este cambio de imagen del famoso muñeco se realiza como una de las exigencias de los representantes de clubes deportivos, Fórmula 1 y NASCAR, pues, la imagen no era acorde con el mensaje deportivo.

El éxito del muñeco Michelin

Bibendum, es parte esencial de lo que se conoce como la cultura POP. Ha estado presente en la vida de millones de personas, su imagen es reconocida en todos los países y culturas del mundo.

Las razones de su gran éxito, se deben en gran parte a que cumple con todos los principios del marketing y la creación de imagen:

  • Representa los valores de la empresa
  • Es amigable y fácilmente identificable por el consumidor
  • Mueve la emocionalidad y se fija en el recuerdo de los consumidores

En definitiva, Bibendum, es parte inequívoca de nuestra cultura y su fascinante origen, así como sus efectos en el mundo entero, forma por sí solo un capítulo más del libro de la historia moderna.

Te puede interesar también

Heavy Truck Tire Tread Wear

¿Cómo elegir el mejor neumático de camión?

Cómo elegir la escultura correcta en los neumáticos de camión, inquieta a muchos conductores españoles. La …

Young woman with a tire breakdown in car

Seguro de neumáticos: ¿Qué son y cuánto cuestan?

El seguro de neumáticos es una cobertura poco explorada por los conductores. Sin embargo, su …