Portada / Coches / Conducir bien: cómo coger el volante

Conducir bien: cómo coger el volante

Cada conductor es un mundo, y por desgracia, a la hora de coger el volante, suele hacerse de forma incorrecta, suponiendo un riesgo para la seguridad. Seguro que no te has detenido a pensar en la forma en que tú lo haces, pero lo más probable es que seas otro más que no lo hace bien.

La forma de coger el volante incide activamente en la seguridad, ya que cualquier imprevisto puede provocar una reacción inadecuada al llevar una mala posición al volante.

Solo hay una forma correcta de hacerlo

¿Cómo se ha de coger el volante? Es muy sencillo. La forma correcta se consigue colocando las manos sobre el volante de manera que parezca que señalarían las nueve y cuarto o las diez y diez si de un reloj se tratase.

En esta posición se controlan perfectamente casi todos los giros con los que podrías encontrarte en tu trayecto por la carretera.

Errores comunes en los que casi todos caen

Aquí te mostramos los principales errores que cometemos al manipular el volante. Toma nota de nuestros consejos sobre lo que no debes reproducir:

Conducir cogiendo el volante con las dos manos por abajo. Seguro que lo has hecho alguna vez cuando vas relajado por la autovía. Sin embargo, no lo repitas, ya que compromete seriamente la maniobrabilidad.

Cogerlo con las dos manos por arriba supone estirar de más los brazos y separar ligeramente la espalda del asiento y la cabeza del reposacabezas. En caso de accidente puede resultar muy peligroso.

– El típico: una mano en la ventanilla y coger el volante con apenas un par de dedos. Suele hacerse en situaciones de conducción excesivamente relajada, pero piensa que apenas estás controlando el volante.

– Otro muy habitual: una mano en el volante y la otra en la palanca de cambio. La mano solo ha de separarse del volante para cambiar de marcha y nada más.

Conducir con una mano en la parte superior y la otra abajo. Aparte de resultar incluso incómoda, es muy peligrosa porque apenas te deja margen de reacción, y en caso de un giro inesperado no tendrías prácticamente ningún recorrido en el giro.

Poner las manos en los radios del volante. Puede parecer una postura muy cómoda, pero te será casi imposible girar cuando debas hacerlo, sin obviar que si se produce un golpe el airbag puede lanzarlas sobre ti peligrosamente.

Conducir con una sola mano en la parte superior del volante. Como en la mayoría de los casos anteriores, esta postura impide la correcta maniobrabilidad de giro en caso de que surja un imprevisto en la carretera.

Coger el volante de forma correcta no es algo baladí, no solo porque compromete tu seguridad y la de tus acompañantes, sino porque supone una infracción de tráfico, y por tanto, conlleva sanciones.

Te puede interesar también

Coches eléctricos: ¿cuáles son los mejores neumáticos?

Entre los cambios más relevantes en el mundo de la automoción destaca la aparición de …