Opiniones contrastadas con empresa externa
963 05 21 81
L-V de 8:30h a 18:00hininterrumpidamente

SobrevirageCada vez hay más campañas de concienciación en cuanto a seguridad vial se refiere. Hoy quiero hablar del sobreviraje y subviraje, dos fenómenos que puede sufrirse en la conducción y que puede derivar en un accidente.

Es importante que se conozcan las causas y la actuación que tengamos que llevar a cabo. De hecho, gracias a las técnicas de conducción he podido evitar algún accidente provocado por alguno de estos fenómenos. Por eso es importante conocer qué son y cómo pueden evitarse.

En qué consiste el Sobreviraje y subviraje

Subvirage

Es común no solo que nos suceda en la carretera, sino que también aparezca el término en artículos automovilísticos. En concreto se refieren al efecto de desvío que sufre el coche en su trayectoria. Específicamente, el sobrevirage se produce cuando la parte delantera del vehículo tiene más agarre que el tren trasero. Esto provoca que ocurra un derrape, lo que comúnmente se conoce como trompo. Normalmente se produce cuando se acelera en mitad de una curva.

En cambio, el subviraje es lo contrario. En este caso, si vamos conduciendo por una vía y entramos en una curva con exceso de velocidad, perdemos motricidad y control del coche bloqueando las ruedas. Por tanto, el volante presenta una resistencia haciendo que el coche gire menos de lo que le indicamos con el volante, provocando un derrape delantero.

Subvirage y sobrevirage, Cómo corregirlos

Dependerá del tipo de vehículo la forma en la que podemos controlar este fenómeno. Hay coches con tracción trasera, con tracción delantera y con tracción en las cuatro ruedas. Lo que indicará que estamos sufriendo un subviraje es que el vehículo gire hacia el interior de la curva. Para corregirlo es mejor levantar el pie del acelerador para redireccionar el sentido de la marcha.

En cambio, si lo que queremos corregir es el sobreviraje, lo que debemos hacer es pisar el embrague y girar rápidamente el volante hacia el sentido del derrape, lo que comúnmente se conoce como contravolante. Así se consigue que la dirección de la marcha retorne a su trayectoria original, evitando un accidente.

Aquaplanning

El aquaplaning es una situación muy peligrosa que se produce cuando existe agua en la calzada que provoca que las ruedas del vehículo patinen por falta de adherencia. Cuando llueve hay que comprobar la presión de los neumáticos; cuando ésta es menor del 30 % recomendado por el fabricante, hay mayor riesgo de sufrir una salida de la vía. Además, hay que fijarse en el dibujo de las ruedas. Cuanto más lisos estén los neumáticos, mayor riesgo de sufrir aquaplaning.

En definitiva, siempre es importante mantener una velocidad adecuada, sobre todo en curva, y especialmente cuando la calzada está mojada; así evitamos perder el control del vehículo y sufrir sobreviraje, subviraje o aquaplaning por falta de adherencia y exceso de velocidad.