Opiniones contrastadas con empresa externa
900 52 52 86
L-V de 8:30h a 18:00hininterrumpidamente
RUEDA DE REPUESTO

A la hora de salir a la carretera, sobre todo si vamos a realizar un viaje largo, hay que revisar tanto el estado de las cuatro ruedas del vehículo, como el de la rueda de repuesto. ¿Por qué? Asegurándonos de tener las cinco ruedas en buen estado podemos evitar desgastes y averías en el vehículo y, lo más importante: evitar accidentes de tráfico.

Presión de los neumáticos

Rueda de recambio tipo galletaLo recomendable es revisar la presión de los neumáticos, incluida la rueda de emergencia, una vez al mes y siempre antes de un viaje largo. Mantenerlos con la presión correcta conseguirá que tu vehículo se desgaste menos, consuma menos combustible y se sobrecaliente menos. Pero, cuidado, porque el exceso de inflado también es perjudicial para el coche, ya que hace que la adherencia del neumático con la carretera disminuya.

Pero, ¿cómo sabemos cuál es la presión que deben tener las ruedas? Dependerá del vehículo y del fabricante. Normalmente, los requerimientos y características aparecen en el libro técnico del coche, en el que también se especifica las cargas y las velocidades aconsejadas que soportan las ruedas. La presión la podemos revisar en las gasolineras o estaciones de servicio y siempre en frío, habiendo recorrido no más de cuatro kilómetros. Por el contrario, si el neumático está caliente hay que añadir 0,3 bar a la presión que recomienda el fabricante.

Las causas de desgastes suelen ser temporales. Las ruedas tienen una vida útil que puede disminuir por un mal funcionamiento. Sin embargo, también se puede sufrir un pinchazo por el estado de la carretera, por eso se recomienda llevar siempre una velocidad adecuada a la vía por la que se circule.

Ruedas de emergencia

Muchas personas desconocen el funcionamiento de la rueda de repuesto. Este no es un neumático de las mismas características. Circular con las ruedas de emergencia tiene limitaciones, se trata de una rueda provisional, por lo que no se pueden hacer muchos kilómetros con ella. De hecho, se recomienda no circular a una velocidad mayor a 80 kilómetros por hora, a no ser que queramos reventar la rueda de repuesto también.

Asimismo, hay que tener en cuenta que el desgaste será mayor, pues cuando las cuatro ruedas no tienen la misma simetría, se pierde el eje longitudinal. Esto implica que la conducción sea totalmente inestable. Por ello, cuando se tiene un pinchazo, se cambia la rueda afectada por la rueda de repuesto y hay que acudir lo más pronto posible a un taller de confianza.

En definitiva, es necesario revisar el vehículo con frecuencia, sobre todo la presión de los neumáticos. Además, hay que prestar atención a la rueda de emergencia, pues debe cumplir su función de trasladarnos al taller, pero también debe estar en condiciones óptimas para evitar un mayor desgaste en el vehículo o un posible accidente.