Connect with us

Neumáticos

Cuando las ruedas llevan poco aire

Cuando las ruedas llevan poco aire

Ya hemos abordado el problema de la presión adecuada de los neumáticos varias veces. En este artículo hablaremos de cuando las ruedas llevan poco aire: los posibles motivos y causas, pero sobre todo las consecuencias negativas que eso pueden afectar a la seguridad, a la vida útil del coche y también al medioambiente.

Según muchas investigaciones realizadas, el 40% de los conductores de España muy raramente revisan la presión de sus neumáticos. Debido a lo anterior, hay muchos coches, SUV, camiones y furgonetas en las carreteras españolas que circulan con presión de neumáticos demasiado baja. A esto hay que añadir que más del 60% de los automóviles en Europa circulan a una presión inferior a la recomendada.

Cuando las ruedas llevan poco aire: consecuencias

Las organizaciones de seguridad vial, los fabricantes de neumáticos y los medios de comunicación del sector ya desde hace tiempo organizan diversas acciones encaminadas a mejorar la concienciación de los conductores, que sin embargo sigue siendo baja. Pocos conductores entienden que la presión de aire adecuada en los neumáticos tiene un impacto en muchos elementos, incluida la seguridad.

Deberíamos comprobar la presión de los neumáticos una vez cada dos semanas. La presión de los neumáticos demasiado baja interesa tres elementos clave de nuestras vidas:

  1. la seguridad (nuestra y de los demás);
  2. la economía (un mayor gasto de combustible y la menor vida útil de las ruedas);
  3. el medioambiente (aumenta la polución relacionada con los fragmentos de plástico fruto del desgaste de los neumáticos).

Descubre cuando las ruedas llevan poco aire

Cuando las ruedas llevan poco aire la seguridad disminuye

Veamos el primer punto, relativo a la seguridad. Si tus ruedas llevan poco aire las consecuencias son más que evidentes. ¿Algún ejemplo? Sigue leyendo:

  • distancia de frenado más larga en mojado;
  • reducción de la resistencia al aquaplaning;
  • respuestas tardías y menos precisas del automóvil;
  • riesgo de sobreviraje o subviraje en el coche;
  • dificultad para aparcar (especialmente si no tienes dirección asistida);
  • gran probabilidad de que el neumático reviente;
  • mayor riesgo de pinchazos u otros daños en el neumático;
  • desgaste acelerado de los elementos del sistema de dirección.

Cuando las ruedas llevan poco aire pierdes dinero

Como hemos visto, al tener unos neumáticos con una presión demasiado baja, se acorta enormemente la vida útil de las ruedas. Esto significa que tendrás que cambiarlas más a menudo, con un aumento considerable del gasto de dinero (que va a sumarse a los normales costes de mantenimiento de tu vehículo).

Lo que más deberías hacerte reflexionar es el mayor gasto de gasolina. Al tener las ruedas con poco aire, la banda de rodadura quedará más baja y aplastada por el peso del coche, aumentando mucho el nivel de resistencia a la rodadura. Si, por un lado, ganas adherencia sobre asfaltos secos y lisos, pagarás más dinero porque tendrás que repostar más a menudo.

En resumidas cuentas:

  • la presión disminuida en 0,5 bar reduce la durabilidad de la banda de rodadura en un 20-30%;
  • desgaste acelerado de los hombros de los neumáticos;
  • riesgo de desgaste desigual de los neumáticos;
  • posibilidad de dañar la estructura interna del neumático;
  • la reducción de la presión en 0,5 bar provoca un aumento del consumo de combustible de hasta un 5%.

El aumento de la resistencia a la rodadura en este caso puede ser del 15%. Dependiendo de las distancias recorridas, esto puede significar al menos un tanque lleno o incluso más en referencia al año.

Asi es cuando las ruedas llevan poco aire

Cuando las ruedas llevan poco aire el medioambiente sufre

Obviamente, todas estas consecuencias de una presión inadecuada en los neumáticos también provoca un aumento de las emisiones de dióxido de carbono. 

  • Consumarás más gasolina.
  • Producirás más polución.

Además, un nivel de presión inadecuado puede provocar un aumento del ruido de 2dB (A). Todo esto, cuando ya sabemos que los neumáticos con una presión adecuada reducen a la mitad las emisiones.

¿Por qué los neumáticos se desinflan?

1. Neumático dañado

Hay varias causas de que un neumático se desinfle. Por ejemplo, las abrasiones o los cortes tienen todos el mismo resultado final: el de provocar un pinchazo, más o menos rápido.

Además, si notas que tienes un neumático que se desinfla con frecuencia, o, al menos, más rápido que los demás, probablemente se deba a un pequeño agujero. Si se trata de una cubierta desinflada con una pared lateral plana, es posible que debas comprar llantas nuevas. Si está en la banda de rodadura, se puede arreglar si el agujero no es demasiado grande.

Ejemplo de cuando las ruedas llevan poco aire

2. Neumático demasiado viejo

La edad del neumático también es un factor a considerar, independientemente del kilometraje del vehículo. Por lo tanto, no es raro que los automóviles que no se han conducido durante mucho tiempo terminen con neumáticos «pinchados», caracterizados por grietas y caucho que se vuelve poroso. Cuando planeas dejar un vehículo parado durante mucho tiempo, es útil inflar más las cuatro ruedas.

3. El clima

Finalmente, el clima y la química juegan un papel crucial, particularmente para los neumáticos inflados con aire que, hay que recordar, contiene moléculas de oxígeno. Estos tienden a “salir” por la válvula del neumático, incluso cuando está cerrada.

Cuando hace calor, cuando el aire se expande, la cantidad de moléculas que salen es mayor. Precisamente por eso, no se recomienda el uso de un neumático de verano en invierno, ya que al haber sido diseñado para trabajar a determinadas temperaturas, será más fácil que el aire se escape fuera de estos límites.

Populares