Portada / Consejos / Cuáles son las mejores llantas para el invierno: ¿acero o aluminio?

Cuáles son las mejores llantas para el invierno: ¿acero o aluminio?

En la mayoría de los casos, elegir el tipo de llantas para los neumáticos del coche es una cuestión de gustos. Estos accesorios, aparentemente simples, permiten mejorar la seguridad y la comodidad a la hora de conducir. Por ejemplo, de ellas depende la rigidez de las ruedas y también influyen en el correcto funcionamiento de frenos y suspensiones.

En el mercado existen cuatro tipos principales de llantas: las de acero (también denominadas llantas de chapa), las de aluminio, las de magnesio y las de carbono. Las primeras son menos costosas y más robustas. Por otro lado, las otras tres se realizan en materiales más ligeros. Cuestan notablemente más, pero brindan al coche un aspecto más agresivo, deportivo, favoreciendo la ventilación del sistema de frenado y optimizando el consumo de combustible.

Ahora bien, al acercarse la temporada fría nos interesa responder a una pregunta que muchos se hacen: ¿cuáles son las mejores llantas para el invierno? Si quieres conocer la respuesta, no te pierdas el siguiente artículo.

Estas son las mejores llantas para el invierno

Los principales tipos de llantas

Antes de hablar sobre las mejores llantas de invierno, es importante conocer las diferencias entre los tipos de llantas disponibles hoy en día en el mercado. En general, hay 4 tipologías de este accesorio para coches:

  • Llantas de acero: seguramente son la solución más económica y están pensados para vehículos de gama media o baja. Además de costar poco, son bastante resistentes y duraderas. Sin embargo, tienen un peso excesivo y no permiten un diseño con radios. Esto se traduce en una peor evacuación del calor generado por los frenos.
  • Llantas de aluminio: al ser más ligeras, sin perder resistencia, permiten ahorrar combustible y elegir entre una gran variedad de diseños, que mejoran el aspecto general del vehículo. A diferencia de las anteriores, estas llantas favorecen la dispersión del calor, mejorando las prestaciones del sistema de frenado, de las suspensiones y garantizan mejor control del coche. El único inconveniente, como puedes imaginar, es el precio. Notablemente superior a las de acero.
  • Llantas de magnesio: principalmente se utilizan en los coches de competición y son un articulo de lujo, que pocos pueden permitirse. Son ligeras, resistentes, pero también carísimas. Al estar fabricados con el metal que menos densidad estructural tiene, al mismo tiempo ofrecen resistencia, rigidez y máxima disipación del calor. Respeto a las de aluminio, ofrecen una superior capacidad de atenuación de vibraciones y amortiguación.
  • Llantas de carbono: realizadas con un material único, 13 veces más resistente que el aluminio, son llantas innovadoras, creada con las últimas tecnologías y permiten ahorrar peso, mejoran la respuesta de las ruedas y eso se traduce en una mayor capacidad de aceleración y frenado.

¿Que son las llantas de aleación?

Muchas veces, seguramente, habrás escuchado la palabra ‘aleación‘ en relación a las llantas para coche. Con este término se indica un tipo de combinación realizada a partir de elementos metálicos y químicos. Suelen considerarse llantas de aleación las de acero y de aluminio. En el primer caso, se trata del resultado de la mezcla entre hierro y carbono. Por otro lado, las aleaciones de aluminio se obtienen gracias a otros materiales como, por ejemplo, zinc, silicio, estaño, plomo u otros.

En realidad, es posible crear aleaciones con la mayoría de los metales, también utilizando magnesio y carbono. Así que, es lícito hablar de llantas de aleación si para construirlas se han utilizados dos o más elementos metálicos sólidos.

Ejemplos de llanta de aleacion y acero
Dos ejemplos de llantas de aluminio y de acero.

Cuáles son las mejores llantas para el invierno

Entre las diferentes tipologías de llantas, las más utilizadas son las de acero y de aluminio. Como estamos hablando de un accesorio fundamental para la estabilidad de los neumáticos, es importante conocer las reales diferencias entre estos dos tipos. Sobre todo, en relación con el rendimiento durante los meses fríos. El primer aspecto que hay que considerar es que, a pesar de sus mejores características, tanto estéticas como funcionales, no todas las llantas de aluminio son adecuadas para condiciones invernales.

A diferencia de las llantas de acero (más duraderas), su versión en aluminio es más propensa a la corrosión. Esto significa que en invierno pueden oxidarse a lo largo del borde curvo. Sin una adecuada protección, pueden aparecer unas pequeñas burbujas, peligrosas porque perjudican el sellado de la rueda. Como resultado, se producirá una pérdida gradual de la presión del neumático, empeorando notablemente la experiencia de conducción.

Para evitar este tipo de contratiempos, algunos fabricantes han desarrollado un nuevo tipo de llantas en aluminio, especificas para el invierno. Básicamente, presentan un recubrimiento en polvo especial que las protege contra la oxidación. Para cualquiera que no quiera comprometer la estética de su coche en los meses invernales, estos modelos son muy recomendables.

En invierno, mejor las llantas de acero

Las llantas de acero con neumáticos de invierno no presentan riesgos de seguridad, incluso sin ningún tratamiento adicional. Su material es significativamente más estable y, por lo tanto, menos vulnerable a la descongelación de sal, arena, etc.

Las llantas de acero también pueden oxidarse, pero solo a nivel superficial y sin afectar sus propiedades estabilizadoras. Por lo tanto, en vista del invierno, es aconsejable montar los neumáticos de invierno con unas llantas de acero.

 

Te puede interesar también

Sabes que michelin tiene su inflador rápido

¿Has probado el inflador rápido programable de neumáticos Michelin?

No contento con la fabricación de neumáticos, lavadoras a presión e incluso bicicletas eléctricas, Michelin …

Quieres tener Internet en tu coche

Cómo tener Internet en tu coche y navegar a través del WiFI

Pasamos mucho tiempo en nuestros vehículos, tanto para desplazarnos, viajar como para trabajar. Hay profesionales …