Portada / Coches / ¿Para qué sirven las llantas y por qué son tan importantes?

¿Para qué sirven las llantas y por qué son tan importantes?

Las llantas son uno de los elementos más importantes de tu vehículo en lo que a seguridad se refiere ya que, a fin de cuentas, aunque sean los frenos los encargados de parar las ruedas, en última instancia es el agarre de estos discos lo que permite que el coche, finalmente, se detenga.

Aunque pueda llegar a parecer que simplemente tienen una función decorativa, la realidad es que son esenciales para que tu conducción sea adecuada y segura. Las llantas son las piezas metálicas en las que se asientan los neumáticos y de su correcto mantenimiento depende directamente el estado de las ruedas.

Aportan estabilidad a la trayectoria del vehículo y, gracias a ello, te resultará más sencillo conducir con precisión. Soportan el peso del mismo cuando este se encuentra parado, restando carga a los neumáticos y, por lo tanto, ralentizando su desgaste.

Su diseño sirve también para amortiguar las imperfecciones e irregularidades del asfalto, por lo que ganarás en comodidad y seguridad al volante. Esto hace que el consumo de combustible se reduzca, que el desgaste de las cubiertas sea menor y que, por tanto, el deterioro del coche también se vea disminuido.

Seguridad y adherencia

Como puedes ver, las llantas intervienen de manera directa en la conducción. En realidad, son las que mantienen a tu automóvil aferrado a la carretera. Inciden en la tracción, frenado, aceleración, control y dirección del vehículo, aportando seguridad y adherencia.

Para elegir las correctas debes tener en cuenta una serie de particularidades, como tu estilo de conducción, el tipo de automóvil que manejes, las condiciones climatológicas de la zona en la que vayas a transitar y la relación entre calidad y precio.

Tratándose de un elemento tan importante, y teniendo en cuenta que pueden suponerte un gran ahorro a largo plazo, no está de más que inviertas en unas que se adecúen perfectamente a lo que necesitas y que te permitan disfrutar de la tranquilidad que da saber que conduces un coche seguro.

Su adecuado mantenimiento es fundamental

Para obtener el mayor rendimiento posible es fundamental llevar un adecuado mantenimiento. Así conseguirás sacarles kilometraje y que te aporten seguridad por mucho más tiempo.

En este sentido, es conveniente que cada cierto tiempo revises su presión y que tengas en cuenta que, cuanto más baja sea, mayor será su resistencia al rodamiento y, por lo tanto, el desgaste de los neumáticos será menor.

Otra cuestión a tener en cuenta es que no es recomendable mezclar los tipos de llantas en un mismo vehículo. Es decir, si te ves obligado a cambiar las ruedas y lo haces de dos en dos, procura que las nuevas sean del mismo estilo para garantizar que el rendimiento de tus llantas va a seguir siendo el mismo.

Te puede interesar también

Coches eléctricos: ¿cuáles son los mejores neumáticos?

Entre los cambios más relevantes en el mundo de la automoción destaca la aparición de …