Portada / Noticias / Día Mundial del Ahorro, las claves para un transporte sostenible

Día Mundial del Ahorro, las claves para un transporte sostenible

El 31 de octubre es el Día Mundial del Ahorro y, si ya conoces MuchoNeumatico,com o has leído algunos de nuestros post, sabrás que siempre nos gusta ofrecerte consejos y trucos para ayudarte a limitar y evitar el consumo excesivo de los recursos energéticos. El tema del ahorro es crucial, sobre todo cuando hablamos de medios de transporte, coches, motos o camiones, por ejemplo.

Pero, ¿es realmente posible ahorrar energía, simplemente modificando algunos hábitos y comportamientos, si tienes o conduces un vehículo, tanto particular como comercial? Como verás en este artículo, con un pequeño esfuerzo tu también serás capaz de hacer algo para el medioambiente. Descubre la forma más ecológica de gestionar tu coche o moto para ahorrar energía térmica, electricidad, agua y combustible. El Día Mundial del Ahorro representa una gran ocasión para aprender a utilizar el coche y los medios de transporte de una manera más consciente y efectiva. El planeta Tierra y las nuevas generaciones te lo agradecerán.

En MuchoNeumatico.com celebramos el Dia Mundial del Ahorro

Día Mundial del ahorro: combustibles, transportes y movilidad

La demanda energética para el transporte, en muchos países alcanza el 30% de la necesidad total de fuentes de energía primaria. Afortunadamente, las posibles intervenciones para reducir el consumo en este sector son muchas. Desde el uso de coches de bajo consumo y eléctricos, hasta el compartir coche o el desplazarse en bicicletas, patinetes y los tradicionales servicios públicos (tranvías, autobuses eléctricos, trenes). Un viaje en autobús consume 50 veces menos energía si la misma ruta se realiza sobre cuatro ruedas. Son todas buenas alternativas que pueden contribuir al ahorro de energía y, en consecuencia, a una menor emisión de sustancias nocivas en la atmósfera.

Incluso un estilo de conducción apropiado permite un ahorro de combustible mucho más sustancial de lo que comúnmente se piensa. Un conductor puede llegar a ahorrar del 5 al 25% de combustible si el motor funciona a bajas revoluciones y prestando atención a muchos pequeños detalles. Como apagar el motor en semáforos o largas colas, evitar el uso constante de portaequipajes, evitar circular con los neumáticos desinfladas, etc.

Los combustibles de última generación, obtenibles de la biomasa, especialmente el bioetanol tienen a corto plazo el potencial cuantitativo y económico para reemplazar los combustibles convencionales. Pueden usarse para producir electricidad en motores eléctricos que tienen mayor eficiencia. Por lo tanto, utilizaremos menores cantidades de combustibles que proviene de fuentes renovables.

Si vas en tren puedes ahorrar energia

Los coches de bajo consumo

Gracias a la innovación tecnológica de los nuevos coches, hoy en día es posible consumir un 50% menos de combustible. Respeto al pasado, podemos contar con motores más eficientes que requieren menos recursos y que recuperan gran parte de los consumos, también a través de ruedas y neumáticos. Hay proyectos que implican un consumo inferior a 2.5L por 100 km (como el concept car Toyota ES3). Un coche futurista con chasis realizado en aluminio y resina, con un peso total inferior a los 700 kg. El ahorro de combustible aumenta al combinar un motor turbodiésel con inyección directa y una caja de cambios más eficiente, además de un bajo coeficiente aerodinámico.

Además de las mejoras en cuanto a eficiencia de motor, transmisión y diseño, vale la pena mencionar otras dos tecnologías híbridas importantes. O sea, la parada automática y los frenos con sistema de regeneración de energía. Con el sistema de «parada en ralentí», el motor se apaga automáticamente cuando el vehículo se detiene. Los frenos con sistema de regeneración se utilizan para recuperar la energía perdida durante la desaceleración. Todo esto sin olvidarnos de los neumáticos ecológicos y de los que permiten ahorrar gasolina, gracias a una menor resistencia a la rodadura.

Aumenta también el grado de reciclabilidad de los materiales (como en el caso del polímero de super olefina desarrollado por Toyota). También contribuyen los plásticos biodegradables derivados de fibras naturales y otros materiales y procesos de vanguardia. ¿El objetivo? Subir la tasa de reutilización de componentes, todo lo cual se puede traducir en un mayor ahorro de energía. Hoy en día, si quieres echar una mano al medio ambiente, a la hora de comprar un vehículo nuevo, puedes elegir entre:

  • automóviles de bajo consumo (motor más eficiente, transmisión optimizada, aerodinámica, menor peso, materiales reciclables, neumáticos eco-sostenibles, etc…).
  • coches eléctricos.
  • vehículos impulsados por hidrógeno.
  • coches híbridos (en este caso, el motor no está directamente acoplado a las ruedas pero, girando a una velocidad constante con alta eficiencia, impulsa un alternador que carga una serie de baterías que dan corriente a los motores eléctricos colocados directamente sobre cada rueda).

Los coches de bajo consumo

Compartir coche: el ahorro inteligente

¿Sabías que 80 de cada 100 autos que circulan en las ciudades españolas se usan por menos de una hora al día? ¿Y que transportan a 1.2 personas en promedio? Para aumentar el ahorro energético, además de utilizar combustibles alternativos y coches de bajo consumo, sería muy positivo fomentar el uso compartido del automóvil. En Europa ya tenemos ejemplos muy positivos. Países como Suiza, Alemania, Francia, Holanda, aprovechan todas las ventajas del Car Sharing. En muchas ciudades de Norteamérica y Canadá, Singapur o Japón, compartir el coche es una prioridad para combatir la polución urbana.

Car Sharing: menos contaminación, menos tráfico

Para desarrollar este tipo de movilidad compartida, es necesario crear unas plataformas capaces de gestionar las flotas de vehículos, tanto particulares como públicos. Algo no demasiado complicado, gracias a las ventajas de los nuevos dispositivos móviles y de las apps con las que todos ya estamos familiarizados.

Los usuarios se suscriben al servicio y, en base a esto, tienen derecho a usar el automóvil solo por el tiempo que necesiten (incluidos tiempos muy cortos, por ejemplo, una hora). Después de usarlo, pondrán el coche o la moto a disposición de otros usuarios en determinadas áreas de estacionamiento, especialmente creadas, mediante el pago de una tarifa proporcional a la duración del uso y los kilómetros recorridos.

Al hacer cuentas, este sistema es conveniente para aquellas personas que suelen recorrer menos de 12-15,000 km al año. Es evidente que será necesario ofrecer vehículos siempre en perfecto estado y este, de momento, es el único vínculo por parte de las agencias o entidades publicas que ofrecen servicios de car sharing moto sharing. Desde un punto de vista ambiental, un coche compartido puede llegar a reemplazar los consumos de hasta 10 automóviles particulares. Increíble, ¿verdad?

Sabes que compartir coche es bueno para el ambiente

Estilo de conducción y mantenimiento del coche

Hay cinco reglas de oro para ahorrar energía cuando conduces tu coche. Veamos juntos cuáles son:

1. Conducir a bajas revoluciones

El motor alcanza la mejor relación eficiencia/consumos entre 1000/1500 y 2000/2500 RPM. Dependiendo de los modelos y motores, este nivel de RPM (Revoluciones por minuto) permite una aceleración suave con mayor comodidad para el conductor y los pasajeros. Al contrario de lo que muchos piensan, este comportamiento favorece un menor consumo.

2. Acelerar con decisión

Si tienes que acelerar, presiona el acelerador abundantemente (hasta 3/4 o incluso 4/5) pero sin exceder los 2000/2500 RPM. Es un falso mito que el consumo sea igual a la presión del acelerador. El motor recibe una cantidad predeterminada de combustible por revolución y nada más. En cambio, con aceleraciones decididas, habrán menos revoluciones activas totales, con un consiguiente menor consumo.

3. Cambiar de marcha

Si tienes un coche moderno (producido a partir de 2004) no es necesario subir muchas velocidades. Es posible viajar a 50 km/h con la marcha más alta sin problemas, reforzando menos el motor y acelerando con decisión solo si necesitas adelantar a otro vehículo.

4. Tráfico y recorrido

Conocer las condiciones del tráfico y el tipo de ruta te permitirá anticipar acciones y comportamientos en la carretera. Por lo tanto, serás capaz de reducir o evitar el uso frecuente de los frenos y moderar la velocidad.

5. Peso y neumáticos

También es importante mantener el peso más bajo posible a bordo. Así como asegurarse que los neumáticos tengan siempre la presión correcta. Evita cargas excesivas y procura mantener el vehículo en perfecto estado.

Recuerda que no correr demasiado en coche reduce los consumos

Los biocombustibles

A nivel de ahorro energético, los biocombustibles tienen un potencial razonable. Es posible que consigan reemplazar una gran parte de los combustibles convencionales en el futuro. Además de favorecer el ahorro de energía, podrán mejorar también la calidad de las emisiones.

Ten presente que algunos biocombustibles (si no todos) se pueden obtener de los desechos. Se recuperarían recursos que, de otra forma, se disiparían. Como en el caso del biogás que termina en la atmósfera contribuyendo concretamente al efecto invernadero. Para producirlos, se necesita principalmente energía térmica que también se puede obtener de los sistemas de concentración termosolar o de la combustión de los desechos del ciclo de producción.

Lo más importante, además, es que en comparación con los combustibles de fuentes agotables, (gasolina, el diesel y el metano), los biocombustibles se pueden aprovechar en su totalidad, al tener un nivel de eficiencia superior.

En el dia del ahorro energetico gasta menos gasolina

Transporte público y movilidad racional

Partiendo de la consideración de que un autobús consume cuatro veces el combustible que consume un automóvil, pero que también puede transportar 200 veces más pasajeros, es evidente que viajar en autobús conduce a un considerable ahorro de energía.

Desafortunadamente, no siempre a esto corresponde una gestión atenta y eficaz de un punto de vista económico. Si un empresa pública de transporte es capaz de mantener sus cuentas en activo, será posible invertir en vehículos siempre más modernos, eficientes y, como consecuencia, con un menor impacto medioambiental.

A esto hay que añadir unas nuevas políticas que favorezcan el transporte público que, además, ofrece mayores garantías de seguridad.

En lugar de construir carreteras y aparcamientos, el transporte público debe fortalecerse, haciendo que los servicios sean más eficientes, más cómodos y, por lo tanto, más frecuentados. Muchos ejemplos muestran que es posible vivir sin el uso exclusivo del automóvil, pero solo donde el transporte público funciona bien y las distancias se pueden recorrer a pie o en bicicleta. Por lo que incluso es necesaria una nueva planificación urbana, más adecuada y eco-sostenible, capaz de convertirse en el mejor aliado para ahorrar energía.

Usa las bici publicas para el dia del ahorro de energia

Te puede interesar también

Este es el Bentley con oruga. Bentley Continental GT Ultratank

Ultratank, el Bentley con orugas que alcanza los 130 km/h

Bentley es una prestigiosa marca que, desde siempre, evoca al mismo tiempo velocidad, lujo y …

Hacen combustible diesel a partir de neumaticos viejos

Los neumáticos viejos se convierten en ecodiesel para automóviles

¿Sabías que es posible convertir los neumáticos viejos en eco-diesel? Además, se trata de un …