Connect with us

Consejos

Cómo conducir por una carretera helada, 5 consejos útiles y errores a evitar

Cómo conducir por una carretera helada, 5 consejos útiles y errores a evitar

Los días de frío y heladas ya han llegado: conducir en tramos de carretera helados requiere especial atención y prudencia. Para no perder el control del coche, es necesario extremar las precauciones, adoptando todas las medidas necesarias para evitar accidentes y prestando atención a no cometer errores que puedan comprometer la adherencia a la carretera.

Conducir sobre hielo, cómo preparar tu coche para un viaje de invierno

Lo primero que hay que hacer para garantizar una mayor seguridad en los viajes de invierno, cuando las carreteras pueden tener tramos helados, es asegurarse un coche apto para viajar con bajas temperaturas. La primera regla prevé neumáticos de invierno homologados, es decir, ruedas con el marcado CE y elegir los famosos neumáticos M+S, en ambos ejes, anterior y posterior.

De hecho, estos neumáticos están construidos con dispositivos especiales que aseguran una mayor adherencia sobre el asfalto, que se vuelve más resbaladizo por la presencia de hielo. Comprueba también el estado de los neumáticos, para asegurarse de que la banda de rodadura no esté desgastada y tenga un espesor de al menos 3 mm.

Si tenemos previstos viajes largos -o en condiciones climáticas especialmente severas- sería recomendable incluir también cadenas para la nieve en el maletero, listas para montar para aumentar la adherencia.

Cómo evitar que el coche patine cuando arrancas

Los cristales están despejados, los neumáticos están bien y hay cadenas para la nieve en el maletero, listas para usar en caso de necesidad. Conducir en carreteras heladas requiere mucha atención desde el momento en que se pone en marcha. De hecho, es precisamente en esta fase cuando el coche podría patinar (o derrapar).

Para evitarlo, puede ser necesario utilizar la segunda marcha, que, en comparación con la primera, permite entregar la potencia a las ruedas de forma menos brusca y directa. El pedal del embrague hay que soltarlo poco a poco, mientras damos gas sin pisar demasiado el acelerador.

Enciende el aire acondicionado mientras viajas

Otra precaución a tener al conducir en carreteras heladas es encender el aire acondicionado. El sistema de calefacción te permite tener un confort adecuado en el habitáculo, y ayuda a mantener limpios los cristales, asegurando así una visibilidad óptima durante todo el viaje.

Compra neumáticos online baratos

Mantener una mayor distancia de seguridad

Las distancias de frenado se alargan en presencia de hielo o nieve sobre el asfalto: esta regla siempre debe ser tenida en cuenta por cualquier persona al volante de un automóvil. Incluso los automóviles más modernos, equipados con innovadores sistemas electrónicos que hacen que el frenado de emergencia sea más eficiente, se vuelven menos precisos en condiciones extremas. Por ello es fundamental mantener – con el vehículo que tenemos delante – una distancia que nos permita detener el vehículo en caso de necesidad.

Evite frenazos bruscos sobre hielo

ABS, ESP y otros sistemas de asistencia no pueden ayudarnos mucho en frenadas fuertes. En general, al conducir sobre nieve o hielo, sería recomendable no usar los frenos, sino reducir la marcha ajustando gradualmente una relación más baja hasta alcanzar la velocidad deseada.

Si presiona con fuerza el pedal con el pie, las ruedas podrían bloquearse y perder el control del vehículo. Si es necesario, frena preferentemente en tramos rectos, ya que el coche pierde más adherencia en las curvas, recordando pisar suavemente el pedal del freno.

Frenar y tomar curvas, los dos mayores peligros en la carretera helada

Los dos elementos que representan las mayores criticidades en caso de una carretera helada están representados por el frenado y las curvas. Si ir cuesta arriba no es un problema cuando necesitas reducir la velocidad, la cosa cambia radicalmente cuando vas cuesta abajo y para frenar cuesta abajo en un tramo de carretera con hielo o nieve necesitas usar el freno motor poniendo una marcha corta y manteniendo una trayectoria recta.

En general, siempre es recomendable evitar frenar en las curvas, aprovechando la recta para disminuir la velocidad. Especialmente cuando nos encontramos ante una curva cuesta abajo, es importante prepararse primero reduciendo la velocidad y bajando una o dos marchas para poder girar a una velocidad constante sin tener que usar los frenos.

Populares