El coche se va hacia un lado

¿El coche se va hacia un lado? Por qué y cómo resolver el problema

Si tu coche se va hacia un lado (hacia la izquierda o hacia la derecha) mientras conduces en línea recta, lo primero es ser consciente de que es un problema bastante común. No son pocos los automovilistas que se han visto en la necesidad de lidiar con este defecto.

Muchas veces depende de los neumáticos y de las ruedas. Cuando ocurre que el coche se va hacia un lado circulando a velocidad constante, la causa hay que buscarla en la alineación de las ruedas que ya no es la óptima por diversos motivos, como consecuencia de un golpe, por ejemplo provocado por un bache o el  contacto demasiado fuerte contra una acera o un bordillo.

En estos casos, el problema se puede solucionar, así que no te preocupes: veamos cómo hacerlo.

El coche se va hacia un lado: ¿Qué hacer?

La solución a este problema es muy sencilla: lo que tienes que hacer es acudir a un taller de neumáticos de confianza (si no conoces ninguno, puedes aprovechar nuestro buscador de talleres gratuito), ya que es necesario realizar controles cuidadosos para identificar la naturaleza del defecto.

En primer lugar, se comprueba la presión de inflado de los neumáticos y, a continuación, se comprueba el alineado de las ruedas con la instrumentación adecuada. Por la complejidad del problema, en este caso no podrás hacerlo tú mismo.

Sin embargo, sí podrás verificar la presión e inflar (o desinflar) los neumáticos hasta alcanzar los valores recomendados del fabricante de tu vehículo. Si persiste el defecto, en el volante que tira hacia la izquierda o hacia la derecha, es claro que las causas son otras y es necesario contar con personal especializado para su resolución.

Si los neumáticos tienen un dibujo asimétrico de la banda de rodadura, el mecánico puede intentar rotar las ruedas para asegurarse de que el problema esté relacionado con su desgaste.

Taller repara un coche se va hacia un lado

Rotar los neumáticos

La rotación de los neumáticos es una operación que se realiza para uniformar el desgaste de los neumáticos entre los ejes delantero y trasero. Sin embargo, esta operación también puede realizarse invirtiendo los neumáticos del mismo lado, en particular cuando el coche se va hacia un lado.

Después de invertir las llantas, hay tres escenarios posibles:

  1. el coche comienza a conducir en línea recta nuevamente (y por lo tanto el problema está resuelto);
  2. el defecto permanece con el automóvil tirando hacia la izquierda (por lo tanto, el problema no tiene que ver con las llantas);
  3. el vehículo comienza a tirar del lado contrario al anterior y por lo tanto el defecto reside en las llantas del lado donde se presenta (izquierda, en nuestro caso).

Un profesional podrá analizar tanto los neumáticos como el sistema de ruedas y frenado, podría ser necesario volver a realizar el equilibrado.

La importancia de la geometría de las ruedas

La geometría de las ruedas juega un papel crucial en el buen funcionamiento tanto del vehículo como de los neumáticos durante la conducción.

El ajuste de la estructura geométrica de las ruedas y suspensiones, tanto delanteras como traseras, permite que los neumáticos funcionen al máximo y, en caso de problemas con los componentes mecánicos, pueden surgir diversas consecuencias negativas, como que el coche se desplace hacia un lado. o los neumáticos que se desgastan en exceso o de forma irregular, generando pérdida de adherencia y desequilibrios en el agarre a la carretera.

En nuestro caso, por tanto, el taller de neumáticos tendrá que comprobar la geometría de las ruedas del lado donde se ha producido el problema, ya que podrían haber sido modificadas por una colisión y por tanto la alineación y la convergencia ya no son óptimas.

Tendrán que ser restaurados para permitir que el coche se conduzca en línea recta y también para alargar la vida útil de los neumáticos.

Rueda durante equilibrado

¿Cómo saber si el problema está en los neumáticos?

Un coche puede irse hacia un lado de dos formas distintas.

Si lo hace cuando circulas a velocidad constante, depende de los neumáticos o en todo caso tiene que ver con el sistema de ruedas, y en este caso se puede solucionar contactando un taller

Si por el contrario el coche tira hacia la izquierda o hacia la derecha al acelerar o frenar, la causa del defecto debe buscarse en las suspensiones, carrocería u otros elementos del vehículo y en esta circunstancia la resolución del problema será seguramente más complejos y requerirán intervenciones más profundas, precisamente porque conciernen a la mecánica del vehículo.

En la mayoría de los casos, sin embargo, el defecto del coche que tira hacia un lado se debe a la incorrecta convergencia, por lo que bastará con restaurarla para que el vehículo vuelva a volver a un estado normal.

El problema puede ser causado por los frenos

Si el coche se va hacia un lado y todo está en orden en cuanto a llantas y ruedas, el problema puede depender de los frenos: ¿cómo?

Por ejemplo, las mordazas se atascan en una o dos ruedas de un lado, lo que luego ralentiza la rotación de la rueda y hace que el vehículo tire de ese lado.

¿Cómo puedes saber que la causa está en los frenos? Sencillamente: cuando el problema solo se produce durante la frenada. En este caso será necesario que el mecánico revise el sistema de frenos, ya que cualquier defecto puede ser bastante peligroso y es mejor intervenir rápidamente para evitar consecuencias mucho peores.

Mecánico repara freno de un coche que se va a un lado

¿Cuáles son los componentes mecánicos a revisar?

Si el problema es de tipo mecánico, hay varios componentes a revisar: en primer lugar los rodamientos de las ruedas del lado de donde tira el coche, ya que podrían estar desgastados.

En este caso, también serán perceptibles otros síntomas del problema, como rozaduras y vibraciones en el volante, que luego comenzará a tirar de un lado u otro dependiendo de dónde se encuentre el cojinete desgastado. El mismo defecto puede ocurrir si el rodamiento está dañado y en ambas circunstancias es imprescindible acudir a un taller.

Otros componentes mecánicos involucrados en este tipo de problemas son la barra de dirección y la suspensión, que si se desgastan o dañan pueden hacer que el vehículo se desplace hacia un lado. Se trata de intervenciones más complejas que las que afectan únicamente a los neumáticos y que, además, pueden requerir un importante desembolso para la reparación.

Lo importante es reconocer rápidamente el problema y no esperar demasiado tiempo: circular con un coche que se va hacia un lado puede provocar problemas estructurales graves al vehículo y comprometer el control en situaciones de emergencia o peligro.

Te puede interesar también

Continental presenta tres neumáticos para el transporte sostenible de mercancías

Continental presenta tres neumáticos para el transporte sostenible de mercancías

El fabricante premium alemán Continental presentó la Generación 3+ del EfficientPro, con menor resistencia a …

Trelleborg nominada a los SIMA 2022

Trelleborg nominada a los SIMA 2022 por sus neumáticos agrícolas inteligentes

Entre las muchas novedades desveladas con motivo del SIMA PRESS DAY, el evento dedicado a …