Portada / Neumáticos / Neumáticos de invierno mejor que cadenas

Neumáticos de invierno mejor que cadenas

No lo dudes, llevar neumáticos de invierno resulta mucho más cómodo y proporciona mayores cotas de seguridad que las cadenas.

La comodidad es evidente, ya que lo único que tienes que hacer es pedir hora en tu taller de confianza para que te los coloquen algunas semanas antes de que empiece la temporada invernal. Será cuestión de poco tiempo.

Una vez puestos, puedes circular por donde quieras aunque llueva, nieve o hiele. Con ellos te evitarás las desagradables consecuencias por las que pasan tantos y tantos conductores cuando nieva.

Esto es así porque, en el mejor de los casos, suponiendo que lleves cadenas en el maletero, lo más probable es que tengas dificultades para colocarlas, ya que es algo que hay que hacer bajo la presión del momento y, habitualmente, sin tener mucha idea.

Es una sensación de desbarajuste que suele acompañar a quien nunca ha colocado unas cadenas o lleva mucho tiempo sin hacerlo.

Los riesgos de poner las cadenas

La maniobra conlleva un determinado nivel de riesgo porque el conductor puede resbalar y sufrir una caída, así como ser atropellado, porque mientras opera continúan pasando otros vehículos en unas condiciones meteorológicas muy adversas.

No obstante, la situación puede ir más allá, si no te dejan seguir la marcha a partir de un determinado punto por no llevar tienes cadenas. Aunque puede ocurrir algo todavía peor: que al no llevarlas te quedes tirado en la carretera y que, posteriormente, venga la Guardia Civil y te ponga la correspondiente multa.

Además, ¿has pensado que las cadenas ocupan un espacio en el maletero que podrías utilizar para colocar otros objetos?

No solo te recomendamos los neumáticos de invierno por los inconvenientes que acarrea el uso de las cadenas, también por el incremento de la seguridad que experimentan el conductor y sus acompañantes al contar con ellos. Con estos neumáticos mejoran la tracción y el agarre del vehículo si el piso está resbaladizo.

Es decir, con ruedas de invierno resulta más sencillo mantener el control del vehículo cuando las condiciones de la conducción son muy adversas, sobre todo, si hay que subir o bajar pendientes, tramos en los que con este tipo de neumáticos se consigue reducir considerablemente la distancia de frenado.

Otro detalle que has de tener en cuenta es que cuando se colocan gomas de invierno, no se ponen dos, sino cuatro. Así se consigue un frenado mejor y una mayor estabilidad.

La barrera de los 7 grados

Por otra parte, hay que tener en cuenta que se ahorra dinero, porque los neumáticos de verano se degradan con mucha mayor rapidez cuando desciende la temperatura: por debajo de los 7 grados disminuye el nivel de sus prestaciones.

No lo dudes y compra un juego neumáticos de invierno, que te irán poniendo o guardando en tu taller de confianza, según convenga.

Te puede interesar también

aquaplaning

¿Cómo prevenir el aquaplanning?

Para prevenir el aquaplanning lo primero que debes tener claro es que has de llevar un mantenimiento …