Portada / Consejos / Evita reventones en los neumáticos de las MTB

Evita reventones en los neumáticos de las MTB

La presión de los neumáticos de MTB es una de las tareas fundamentales en el mantenimiento de tu bicicleta. En el caso particular de las Mountain Bike, la cubierta sufre a menudo el impacto de terrenos imposibles para cualquier otro vehículo.

Una rueda que no está en perfectas condiciones te puede poner en peligro en un instante. Y que esto te ocurra en medio de un descenso a 50 kilómetros por hora acabará, casi con total seguridad, con tus huesos en el suelo.

El comportamiento de una rueda de bicicleta no es muy distinto a las de un vehículo a motor. La explosión de la cubierta se traduce en una pérdida de presión repentina y la consiguiente pérdida de control. Pero, a diferencia de sufrir un reventón en un coche, donde dispones de tres puntos más de apoyo, podrías tener más dificultades para controlar y detener la bici.

¿Por qué revienta una rueda de Mountain Bike?

No existe una fórmula a prueba de reventones. Pero sí hay una serie de elementos que debes revisar concienzudamente para evitar riesgos innecesarios.

Un mantenimiento inadecuado de tu bicicleta no solo afecta al deterioro de la misma. También puede convertir una apacible jornada de ciclismo en una auténtica pesadilla.

Presta atención al desgaste de las ruedas, al terreno por el que circulas y, sobre todo, a la presión.

Cuidado con la presión de los neumáticos de MTB

Inflar las ruedas de tu bicicleta a ojo nunca es una buena opción. Debes tener en casa una bomba con manómetro para insertar la presión adecuada, atendiendo tanto a las especificaciones del fabricante como a tus necesidades particulares.

Es importante revisarla antes de cada salida. Al principio, no es una tarea fácil. Ya que la horquilla de cada fabricante y modelo oscila según el tamaño de la rueda, generalmente de 2 a 4 bares. Pero también influyen factores externos como tu peso o tus preferencias a la hora de rodar.

Las consecuencias de una presión demasiado baja se traducen en un riesgo más elevado de pinchar o pellizcar la cubierta. Obtendrás un pedaleo más pesado, una respuesta más impredecible en las curvas y hasta la pérdida de control.

Por el contrario, una presión elevada te dará una conducción más incómoda, te hará rebotar en cada obstáculo y perder adherencia. En el peor de los casos, puede llevarte a sufrir un reventón.

Por eso debes invertir tiempo en encontrar la fórmula adecuada para tus características. Además, ten en cuenta que la presión aumenta en verano. Así que recuerda regular tus ruedas de la manera adecuada cuando el calor apriete.

Revisa el desgaste y el montaje de la cubierta

A mayores de la presión de los neumáticos de MTB, tienes que revisar periódicamente la integridad de la cubierta. Una rueda desgastada es más propensa a los reventones. Más aún en modelos tubeless.

Al carecer de cámara, las bicicletas de Mountain Bike más modernas pierden también esa segunda barrera de protección. Y una pequeña picadura en la goma o una simple grieta producida por el calor podría abrirse repentinamente en plena ruta.

También es importante comprobar que la rueda está correctamente colocada en la llanta y que no hay puntos débiles que te puedan poner en apuros a kilómetros de tu casa.

En modelos con cámara, no olvides revisar periódicamente la integridad de este elemento. Pues un simple pinchazo no detectado a tiempo también puede ocasionar la explosión del neumático. Asegúrate de que también la cámara está en buenas condiciones.

No olvides que las ruedas, junto a los frenos, son uno de los elementos de seguridad más importantes de tu bicicleta. Y, en conclusión, un correcto mantenimiento y tener al día la presión de los neumáticos de MTB te ahorrará situaciones de peligro innecesarias.

Te puede interesar también

¿Qué hacer con neumáticos en tu jardín?

La decoración es algo muy personal. Cada uno la adecúa a sus gustos, pero lo …