Portada / Consejos / ¿Por qué necesitas un sensor de presión de neumáticos?

¿Por qué necesitas un sensor de presión de neumáticos?

Contar con un sistema de sensor de presión de neumáticos es sumamente importante. La correcta presión del neumático es algo fundamental para tu seguridad, pero también para muchas otras cosas.

¿Qué provoca una baja presión de las ruedas de coche?

Problemas en la frenada

Una baja presión de los neumáticos provocará que la frenada sea más larga y te hará equivocarte en la distancia de seguridad habitual, provocando que cualquier situación de frenado se pueda convertir en un accidente.

Inestabilidad del coche

Es muy frecuente que la presión no se pierda por igual en todas las ruedas y esto produzca que tu coche se desvíe y que, en una fuerte frenada, se ladee y te sea complicado mantenerlo en recto. Aunque esto es un indicador de que la presión de algún neumático está baja, un sistema de sensores de presión te prevendrá.

Menor agarre

Trazar las curvas puede suponer uno de los mayores problemas. El agarre del neumático queda muy comprometido a presiones más bajas de las que debería.

Mayor consumo de combustible

La superficie de rodadura en un neumático con baja presión aumenta y esto supone una mayor resistencia al avance. La traducción en el consumo es inmediata y elevada.

Por qué instalar un sistema de presión en neumáticos para tu turismo

Desde noviembre de 2014 todos los automóviles deben incorporarlo de fábrica, pero si tu coche no dispone de él es muy conveniente que se lo puedas incorporar, aunque no estás obligado a ello.

El sistema TPMS de control de presión consiste en una serie de sensores en las ruedas que se conectan con el ordenador central y, además de la información de presión, que es fundamental, puede darte otros indicadores como pueden ser el desgaste del neumático o la temperatura del mismo.

Como hemos dicho más arriba es una inversión en tu seguridad y además es amortizable rápidamente, porque los consumos de tu coche lo notarán al hacerte llevar siempre los neumáticos en su rendimiento óptimo.

Qué tipos de sensores hay

Existen dos tipos de sensores TPMS.

Indirecto

El ordenador utiliza realmente los sensores ya instalados en las unidades de EPS/ABS y establece las cualidades de presión basándose en la velocidad de giro, lo que es algo aproximado.

La información que facilita es escasa pues se reduce a un aviso de presión baja sin establecer su cuantía y, en caso de estar parado, el vehículo no puede detectar nada.

Directos

En este caso hay sensores específicos que monitorean cada neumático, indicando la presión exacta, su temperatura, la alineación y posición.

Es un sistema muy preciso y que te ofrece información de cada neumático en todo momento.

Cómo se instala un sistema TPMS

Todo el sistema debe ser instalado en un taller especializado, ya que no se trata solo de montar los sensores, para lo cual se necesitan además herramientas especiales, sino de su reglaje específico que difiere en cada vehículo, su radio transmisión al ordenador de abordo y su conexión a los sistemas de chequeo del vehículo.

Pero, además, el sistema de sensores de presión tiene que aprender en qué vehículo está rodando y esto se puede llevar a cabo de tres formas.

Por autoaprendizaje

Se realiza un viaje de unos 10 minutos y el sensor se ajusta automáticamente, apagando la luz de aviso cuando esté programado.

Aprendizaje manual

En este caso tú mismo o los operarios del taller podéis introducir los datos que figuran en los manuales del fabricante.

Programación

En este caso se utiliza la unidad de diagnósticos para establecer los ajustes y reconocimiento de los sensores.

Si tu coche no está obligado a la instalación de un sensor de presión de neumáticos, sería interesante que te lo plantearías por tu seguridad.

Te puede interesar también

Creencias erróneas del ciclismo: ¿seguro que los neumáticos anchos de bicicleta son más lentos?

La anchura o sección de los neumáticos de ciclismo depende directamente de la anchura de …