Portada / Consejos / Consejos para conducir con lluvia

Consejos para conducir con lluvia

Uno de los escenarios más complicados que te puedes encontrar cuando estás al volante de tu coche es conducir con lluvia. Si te hallas bajo una llovizna, chaparrón o una fuerte tormenta, la sensación de incomodidad en la conducción, la disminución de la visibilidad y la sensación de falta de agarre en los neumáticos son los síntomas más habituales que puedes percibir.

Para que todas estas molestias se te hagan lo más llevaderas posibles, debes seguir unas pautas que aumentarán tu seguridad.

Consejos para conducir con lluvia de una forma segura

Si quieres conducir de forma segura cuando existen precipitaciones, toma nota de estos consejos:

– Reduce la velocidad y aumenta la distancia de seguridad.

Al moderar la velocidad, se aminora el riesgo de salida de vía, especialmente en las curvas. De este modo, dispondrás de más tiempo para ver cualquier obstáculo en la carretera, y por consiguiente, aumentará tu margen de maniobra.

En cuanto a la distancia de seguridad, hay que aumentarla al doble de lo habitual, así evitarás tener un accidente por alcance ante una frenada imprevista del que te antecede, ganarás en visibilidad, ya que prevendrás el efecto spray causado por las salpicaduras de agua sucia del vehículo de delante.

– Conduce con suavidad.

La conducción suave, sin movimientos bruscos ni acelerones o frenazos, contribuye, a que el vehículo circule más eficientemente sin pérdidas de tracción. Además, los demás usuarios de la vía, podrán prever mejor tus movimientos, evitando así los accidentes.

– Los neumáticos, amortiguadores y frenos en buen estado.

Los neumáticos son un pieza decisiva en el agarre, ya que representan el punto de contacto de tu vehículo con el asfalto. Debes procurar mantener una presión adecuada y una profundidad en el dibujo de la banda de rodadura de un mínimo de 1,6 mm, que permita evacuar el agua de una forma correcta, pudiendo eludir así el aquaplanning o permitir un mejor agarre cuando pises las líneas blancas.

Los amortiguadores y frenos deben conservarse en perfectas condiciones, ya que, de lo contrario, afectarán negativamente en la estabilidad y en la distancia de frenado. Esta última deberás incrementarla significativamente si el asfalto está mojado.

– Visibilidad.

Con la lluvia, este es uno de los factores que más disminuye, por lo que has de esforzarte por mantener en perfectas condiciones las escobillas limpiaparabrisas, así como la limpieza de las lunas tanto por fuera como interiormente, con el propósito de disipar el vaho.

También merece tu atención reseñar que a la vez que debes ver, debes ser visto. En este sentido, es recomendable que lleves las luces encendidas cuando llueve favoreciendo así que seas más visible para los demás usuarios.

Como ves, en la conducción con lluvia, la suavidad, junto con un buen mantenimiento de tu vehículo, contribuye eficientemente a tu seguridad al volante.

Te puede interesar también

Consejos para rodar los neumáticos nuevos

Comprar neumáticos es siempre una decisión que no debemos tomar a la ligera porque al …