Connect with us

Coches

No más coches de gasolina y diésel en 2035: el Parlamento Europeo ha decidido

No más coches de gasolina y diésel en 2035: el Parlamento Europeo ha decidido

El ok del Parlamento Europeo reunido en pleno, con 340 votos a favor, 279 en contra y 21 abstenciones, acerca cada vez más la aprobación definitiva del parón, a partir de 2035, de la venta de coches de gasolina, diésel y endotérmicos en general.

A partir de esa fecha, salvo convulsiones imprevisibles hoy, solo se podrán vender en los países de la UE coches y furgonetas «cero emisiones» (100% eléctricas e hidrógeno), entendiéndose que las decisiones finales vendrán de las negociaciones con los gobiernos nacionales. Sin embargo, la opinión favorable del Parlamento de la UE tiene un peso específico de enorme trascendencia.

Ya no hay marcha atrás: en 2035 adiós a coches gasolina y diésel en Europa

Según el acuerdo, la Comisión Europea presentará para 2025 una metodología para evaluar y reportar datos sobre las emisiones de C02 a lo largo del ciclo de vida de los automóviles y furgonetas vendidos en el mercado de la UE, acompañada de propuestas legislativas cuando sea necesario. Al mismo tiempo, para diciembre de 2026, la Comisión realizará un seguimiento de la diferencia entre los valores límite de emisión y los datos reales de consumo de combustible y energía y deberá presentar una metodología para ajustar las emisiones específicas de CO2 de los fabricantes, proponiendo un seguimiento adecuado. -up medidas.

No más coches de gasolina y diésel en 2035: el Parlamento Europeo ha decidido

El acuerdo también incluye una cláusula de revisión según la cual en 2026 la Comisión de la UE evaluará cuidadosamente el progreso realizado para lograr los objetivos de reducción de emisiones del 100%, posiblemente revisando estos objetivos en función de los desarrollos tecnológicos, incluidos los híbridos.

También se confirmó la prórroga hasta 2035 de la derogación de las normas de la UE sobre normas de emisión de CO2, de la que ya se benefician hoy en día los fabricantes de nicho, creada con el claro objetivo de salvaguardar la producción de superdeportivos (fabricantes de automóviles de 1.000 a 10.000 unidades al año y furgonetas de 1.000 a 22.000 unidades al año). Sin embargo, los fabricantes que registren menos de 1000 vehículos nuevos al año seguirán estando exentos incluso después de 2035.

El procedimiento legislativo de la Unión Europea prevé ahora un nuevo paso en el Consejo antes de la publicación del texto en el Diario Oficial de la UE.

El paquete Fit for 55

Fit for 55 es el paquete de medidas propuesto por la Comisión Europea para combatir el cambio climático. No solo contiene la prohibición de venta de turismos y furgonetas con motor de combustión interna a partir de 2035, sino también otras medidas igualmente importantes como el impuesto sobre el carbono en las fronteras y la reforma del ETS, es decir, el sistema de comercio de derechos de emisión de la UE (estas dos medidas no han pasado el escollo de la Sala y han sido remitidos a la Comisión).

El nombre Fit for 55 indica la voluntad de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55% para 2030 con respecto a los niveles de 1990, un paso intermedio pero fundamental para que Europa se convierta en el primer continente con impacto climático cero para 2050.

No más coches gasolina ni diésel en 2035: ¿qué pasa ahora?

Habiendo aclarado que el paquete Fit for 55 cubre todos los sectores manufactureros, no solo el sector automotriz, se sabe que el transporte por carretera contribuye a la contaminación del aire con un porcentaje muy alto, el 20,4% de las emisiones de CO2 en la UE y, por lo tanto, requiere una atención especial.

La medida prevé reducir las emisiones medias de los coches nuevos en un 55 % para 2030 y en un 100 % para 2035, en comparación con los niveles de 2021. En cambio, para las furgonetas nuevas, los objetivos de reducción son, respectivamente, del 50 % y del 100 %. Esto significa que a partir de 2035 todos los turismos y furgonetas de nueva matriculación tendrán cero emisiones (pero los vehículos que ya circulan podrán seguir haciéndolo hasta el final de su vida útil; la compraventa de vehículos de combustión interna de segunda mano también se permitirá).

No más coches de gasolina y diésel en 2035: el Parlamento Europeo ha decidido

El plan de ayudas

Por supuesto, un hito de esta magnitud no se logra simplemente chasqueando los dedos o fijando una fecha. El cambio, que será trascendental, requiere un enorme esfuerzo de todas las partes implicadas, desde las instituciones europeas hasta los Estados miembros y los fabricantes de vehículos, que en todo caso será bien apoyado económicamente a través de la creación de un Fondo Social para el clima que valga aproximadamente 10.000 millones de euros al año. En particular, para que en 2035 sea realmente posible vender (y por tanto producir) coches exclusivamente eléctricos y de hidrógeno, el plan Fit for 55 contempla al menos la consecución de los siguientes objetivos:

  • ampliar la capacidad de carga en consonancia con las ventas de automóviles de emisión cero (1 kW por cada automóvil eléctrico matriculado) e instalar puntos de recarga y reabastecimiento de combustible a intervalos regulares en las principales autopistas (es decir, cada 60 km para la carga eléctrica y cada 150 km para el reabastecimiento de hidrógeno);
  • proporcionar puntos de recarga en aparcamientos seguros y protegidos, en las principales ciudades y aglomeraciones ubicadas en la red de transporte tran-seuropea (nodos urbanos), en particular para permitir la recarga de camiones para entregas urbanas.

El paquete climático también prevé aumentar los impuestos sobre los combustibles y, al mismo tiempo, reducir los de los vehículos electrificados.

Finalmente, se revisará el actual mecanismo de incentivos para vehículos de cero y bajas emisiones (hasta 50 g/km de CO2) con nuevos objetivos para adaptarlo a las tendencias comerciales previstas: para el periodo 2025-2029, los automovilistas europeos que comprarán un coche ZLEV (Zero and Low Emission Vehicle o «Vehículo de cero y bajas emisiones») podrán contar con un descuento del 25% y un 17% para las furgonetas, que pero se eliminará por completo a partir de 2030.

No más coches de gasolina y diésel en 2035: el Parlamento Europeo ha decidido

Populares