Portada / Seguridad / ¿En qué casos el seguro te cubre la renovación o reparación de neumáticos?

¿En qué casos el seguro te cubre la renovación o reparación de neumáticos?

Si has leído la póliza de tu seguro de automóvil es muy probable que hayas encontrado la renovación y reparación de los neumáticos excluida de sus coberturas. Y en caso de que tu compañía se preocupe por las ruedas de tu vehículo, seguramente pondrá duras condiciones para hacerse cargo de las mismas.

Las compañías de seguros alegan que se produce un gran índice de fraudes cuando se denuncian estos daños, en busca de unos neumáticos nuevos. Por eso es frecuente que incluso las pocas aseguradoras que acceden a cubrir tus ruedas establezcan determinadas limitaciones.

Situaciones en las que el seguro sí cubre la renovación o reparación de tus neumáticos

Lo más normal es que cuando la compañía acceda a cubrir la renovación o reparación de los neumáticos lo haga solo en los casos que la póliza determine. Es decir, que la regla general es la ausencia de cobertura, y la póliza establece (salvo en el caso de que incluya los daños propios) algunas excepciones en que la aseguradora sí se hace cargo de las ruedas. A continuación, exponemos las más frecuentes en el mercado.

Siniestro total o robo

La declaración de siniestro total implica que la aseguradora considera que no le sale a cuenta reparar el coche. De modo que, a efectos prácticos, el siniestro total y el robo proceden de un efecto similar: la pérdida total del vehículo. En situaciones de pérdida total del vehículo es frecuente que las aseguradoras sí se hagan cargo de las ruedas, ya que difícilmente un conductor perderá su coche para estafar a la compañía y sacarle un neumático nuevo.

Siniestro con daños generalizados

Cuando sufres un siniestro que, sin llegar a destruir el coche, haya provocado daño en varias partes del mismo o daños graves cerca de las ruedas, cabe la posibilidad de que tu póliza cubra el daño al neumático. Por ejemplo, si un camión te ha hundido el lateral del coche reventando las ruedas, no cabe duda de que el daño en el neumático ha sido consecuencia del impacto. Por tanto, en estas situaciones la mayoría de las compañías no pondrán problema en la reparación.

Cuando se identifique a un tercero

Algunas aseguradoras ponen como condición para cubrir los neumáticos que puedas identificar a un tercero responsable del daño. De este modo la aseguradora se ahorra responder por daños generados por el desgaste, un mal uso o una mala instalación. De algún modo la identificación del tercero obliga a que haya habido una colisión.

Contratando la cobertura de Daños Propios

Las pólizas a todo riesgo incluyen la llamada cobertura de daños propios que sí cubre la reparación o renovación de los neumáticos. Por supuesto, este tipo de seguros tienen unas primas mucho más elevadas, por lo que solo las contrata una minoría de los conductores.

En todo caso… pero a menor precio

Algunas compañías incluyen la cobertura de las ruedas en cualquier caso. Sin embargo, a la hora de calcular el valor del neumático observarán el desgaste y las marcas de uso en los otros. De modo que el valor que cubrirán no será un valor a nuevo, sino el que corresponda al estado de conservación de tus ruedas.

Conclusión: no cubrir para evitar el fraude

En definitiva, cuando una aseguradora se niega a cubrir la renovación o reparación de tus neumáticos lo hace en previsión de que intentes estafarla. Por tanto, será prácticamente imposible, salvo que hayas contratado la cobertura daños propios, que una aseguradora te cubra un pinchazo o un reventón en carretera.

Solo cuando las reparaciones necesarias alcancen otras piezas y el daño al neumático derive evidentemente del siniestro sufrido tu seguro cubrirá sin poner más problemas el daño que hayas sufrido.

Te puede interesar también

Tubos neumáticos: que son y por qué aparecen y desaparecen

Si viajas frecuentemente en coche, es probable que hayas visto unos pequeños tubos neumáticos que …