En Japón estudian neumáticos ecológicos elaborados con enzimas de tomate

En Japón estudian neumáticos ecológicos elaborados con enzimas del tomate

Los residuos resultantes del proceso de fabricación de los neumáticos representan un problema que está impulsando a la industria a esforzarse en la búsqueda de nuevos materiales que puedan conducir gradualmente al desarrollo de neumáticos ecológicos. Precisamente en este sentido, llegan hoy buenas noticias del Lejano Oriente.

Neumáticos ecológicos gracias a enzimas del tomate

En los laboratorios del fabricante japonés de neumáticos Sumitomo Rubber Industries (la quinta marca más vendida en el mundo) se está desarrollando un biopolímero que no existe en la naturaleza para la producción de neumáticos.

Como parte de una investigación realizada por Sumitomo, junto con investigadores de tres universidades japonesas, se identificó el segmento de la enzima del caucho natural (Sintasa) que juega un papel importante en el control de la longitud de la cadena del polímero.

No solo eso: según dicen los investigadores, al recombinar este segmento con una enzima derivada del tomate, se sintetizó un nuevo biopolímero que tiene una estructura que no está presente en la naturaleza.

El objetivo de los investigadores japoneses es aumentar el rendimiento en la producción de caucho natural y crear nuevas cepas capaces de mejorar el rendimiento de los neumáticos.

Enzimas del tomate para hacer neumáticos

El segmento que influye en la longitud de la cadena del polímero se identificó comparando la estructura de las enzimas involucradas en la síntesis del caucho natural (cadenas largas) con la de las enzimas que gobiernan la formación de la cadena de isopreno del tomate (cadenas cortas), ya que ambos pertenecen al mismo grupo enzimático y muestran estructuras similares.

Luego, los investigadores de Sumitomo (propietaria de Falken) descubrieron que al reemplazar este importante segmento de la enzima del tomate con el de la caucho sintasa natural, se podía obtener una enzima modificada que sintetizaba poliisopreno con longitudes de cadena muy cercanas a las del caucho natural.

El uso de esta enzima modificada como catalizador permitió utilizar un sustrato de partida diferente a la sintasa del caucho natural para obtener un biopolímero que, a pesar de tener una estructura diferente al caucho natural, tiene una longitud de cadena de polímero comparable.

En los próximos meses veremos si este pequeño descubrimiento puede dar un nuevo impulso a la fabricación de los neumáticos ecológicos del futuro.

Sumitomo descubre enzima del tomate para hacer caucho

Te puede interesar también

Las ruedas Evobib

Neumáticos agrícolas: Michelin lanza su rueda evolutiva Evobib

La marca premium Michelin presenta un nuevo producto innovador para el sector. Se trata del …

Estos son los mejores neumáticos de invierno para la temporada 2022/23

Estos son los mejores neumáticos de invierno para la temporada 2022/23

ADAC, TCS y ÖAMTC probaron 33 neumáticos en los tamaños 185/65 R15 y 215/60 R16 …