Portada / Consejos / Ángulos muertos de visión ¿Cómo evitarlos o reducir sus riesgos al conducir?

Ángulos muertos de visión ¿Cómo evitarlos o reducir sus riesgos al conducir?

La vista es el sentido que más utilizamos para la conducción, ya que está demostrado mediante estudios científicos que alrededor del 90 por ciento de la información que recibimos cuando nos colocamos al volante lo hacemos a través de ella. Por eso es importante disponer de una completa visibilidad del entorno que nos rodea cuando viajamos en un vehículo para garantizar nuestra seguridad y evitar accidentes. No obstante, en muchos casos se dan ángulos muertos de visión, que son las zonas traseras del entorno de un conductor que este no es capaz de ver por los espejos retrovisores.

Esta situación resulta más peligrosa de lo que te puede parecer en un primer momento, por eso es fundamental que tomes las medidas oportunas para evitarlos cuando conduces o, al menos, reducir al máximo los riesgos.

Los espejos retrovisores están diseñados, precisamente, para cumplir la función de permitirte ver lo que sucede detrás y a los lados de tu coche. Sin ellos sería literalmente imposible circular sin que tu seguridad se viese amenazada y los accidentes, como es lógico, se multiplicarían. Pero a pesar de la gran utilidad de estos elementos, en muchos casos la visibilidad no está al cien por cien garantizada.

Bien porque la estructura del vehículo no lo permita o porque se produzcan ángulos muertos de visión, pasa a veces que es imposible disfrutar de un campo de visión panorámico completo. Por eso, hoy en día los nuevos modelos de coche incorporan sensores de radar y sistemas de alerta que te avisan de lo que pasa detrás y acaban con este problema de los puntos ciegos.

Consejos para ganar en seguridad durante la conducción

En todo caso, para ganar en seguridad durante la conducción, lo primero que tienes que hacer es ajustar adecuadamente los tres espejos retrovisores cada vez que vayas a emprender la marcha. Los que están a los laterales son los que más pueden ayudarte a evitar los temidos ángulos muertos de visión. Para ello has de colocarlos de manera que, sentado en una posición lo más vertical posible, únicamente veas el final del lateral de tu coche que te permita disfrutar de una adecuada referencia espacial.

Si conduces erguido te resultará más fácil efectuar movimientos de cuello y torso y tu visibilidad será mayor, por lo que ganarás en seguridad durante la conducción. El retrovisor interior deberás ajustarlo de manera que esté centrado respecto a la luna trasera, lo que te permitirá ver perfectamente el coche que circule detrás. Es importante que te sitúes en una zona llana cuando vayas a colocar los espejos. Habrá ocasiones en las que deberás moverte hacia delante, sobre todo cuando vayas a efectuar un giro o un adelantamiento, para eludir estos ángulos muertos de visión de los que hemos hablado en este post.

Te puede interesar también

Consejos antes de salir de viaje

Antes de salir de viaje es preciso actuar con previsión, responsabilidad y criterio para tener bajo …