Portada / Consejos / Malos hábitos al conducir

Malos hábitos al conducir

Huir de los malos hábitos al conducir resulta más sencillo de lo que mucha gente cree: se trata tan solo de actuar de forma reflexiva y sin agresividad cuando nos ponemos al volante. Quienes lo hacen suelen escuchar de su mecánico de confianza expresiones del tenor de “qué bien cuidado tienes el coche”.

Un buen trato que es el mejor salvoconducto que existe, el que permitirá evitar disgustos, accidentes y dinero.

10 consejos de conducción que debes tener presentes

1. No utilices el móvil.

Si hablas por teléfono mientras conduces o conversas por WhatsApp pones en riesgo tu propia vida, la de los tuyos y la de quienes se crucen contigo. Usa el ‘manos libres.

2. Ni alcohol, ni drogas.

El alcohol y las drogas tienen un doble peligro porque puedes morir o de hacer frente a una sanción económica o de cárcel.

3. Modera la velocidad.

Uno de los mejores consejos de conducción es que adaptes la velocidad a las condiciones y exigencias de la vía. Te evitarás una sanción económica o la retirada del carné.

4. No conduzcas con sueño.

Si te vence el sueño para en un lugar seguro y echa una cabezadita. Una hora de sueño reparador te permitirá reanudar la marcha con total seguridad.

5. No apures la reserva.

Es una absurda y arriesgada costumbre de muchos conductores porque la escasez de carburante puede provocar el sobrecalentamiento de la bomba de la gasolina o del gasoil y que esta se deteriore con mayor rapidez.

6. No te apoyes en la palanca de cambios.

Procura poner las manos sobre el volante y tocar la palanca de cambios únicamente cuando resulte imprescindible. Apoyarse en ella todo el rato puede provocar un exceso de peso y el deterioro de los sincronizadores encargados de la transmisión.

7. No cargues el coche más de la cuenta.

Si habitualmente llevas un peso superior al recomendado por el fabricante corres el riesgo de que la amortiguación se estropee. También las ruedas. Evita estos malos hábitos al conducir.

8. Acelerones ¡NO!

Al arrancar tu coche no pises a fondo el acelerador. Haciéndolo disparas el consumo de combustible.

9. Utiliza el freno motor.

En una pendiente muy prolongada es mejor que frenes reduciendo marchas porque estar todo el tiempo pisando los frenos hace que estos se calienten en exceso y se degraden las pastillas.

10. Limpia el coche.

Si llevas los asientos llenos de migas de pan y de restos de alimentos corres el riesgo de que tu tapicería se desgaste antes de tiempo.

Y si no limpias de vez en cuando la carrocería del coche la pintura puede acabar deteriorándose en exceso porque el polvo, la arena de playa, el barro y sol forman un cóctel altamente corrosivo. Renuncia a tus malos hábitos al conducir y ¡limpia el coche!

Te puede interesar también

¡No te olvides de las llantas!

Muchas veces las llantas de los neumáticos del coche pasan desapercibidas por el usuario. Y …