Connect with us

Seguridad

¿Las eBikes atraen a los rayos?

Los eBikes atira a los rayos

Si tienes una de esas modernas bicicletas eléctricas y te has encontrado en la situación de pedalear bajo la lluvia, o cuando se acercaba una fuerte tormenta, es posible que te hayas preguntado si las eBikes atraen a los rayos.

Las eBikes atraen a los rayos: verdad o mentira

Dar un paseo en bici y el tipo de bicicleta que usas (eléctrica o tradicional) no afecta la probabilidad de ser golpeado por una descarga electromagnética. Los rayos se generan porque hay un desequilibrio entre los potenciales eléctricos de las nubes sobre nosotros y la tierra debajo de nuestros pies.

Entonces, cualquier cosa que acerque estos dos elementos es más probable que se convierta en un «puente» para la descarga eléctrica. En otras palabras, que estemos caminando o en bicicleta, la probabilidad de electrocutarse sigue siendo la misma. Es cierto que los rayos son atraídos por las fuentes de energía, pero el campo eléctrico de una bicicleta o un teléfono móvil es infinitesimal en comparación con las fuerzas en juego.

El efecto «pararrayos»

Hay factores mucho más específicos a tener en cuenta. En primer lugar, lo que en la jerga se denomina “efecto pararrayos” o, mejor dicho, el efecto punta. En cualquier caso, hay que evitar ser el punto más alto, en caso «caigan» rayos.

Hay diferentes opiniones sobre la posición a ocupar, hay quienes defienden que es mejor tumbarse mientras que otros recomiendan acurrucarse doblados sobre las rodillas. También se discute la opción de refugiarse debajo de un árbol. Es cierto que nos protege de ser golpeados directamente, pero estar cerca de un pararrayos natural como los árboles puede ser igual de peligroso. La rápida vaporización de la savia provocada por el aumento de la temperatura puede, literalmente, hacer que los árboles exploten, arrojando astillas en todas direcciones.

Los eBikes atira a los rayos

Conductividad y aislamiento

Los materiales con un alto nivel de conductividad eléctrica tienen más probabilidades de verse afectados. Metales y carbono en particular. Este es el caso de los pescadores o los golfistas, por ejemplo. Pero en estas situaciones, además del material, incide el hecho de convertir un objeto en una especie de pararrayos posicionado hacia el cielo.

Cuando está sentado en el sillín, el ciclista es la «punta» y no la bicicleta. También hay que tener en cuenta que, cuando hay rayos, casi siempre hay tormenta y que por tanto los ciclistas van mojados y como sabemos el agua es un excelente conductor.

También se habla del aislamiento que pueden garantizar los neumáticos. Es cierto que el caucho es un excelente aislante, pero incluso en este caso las fuerzas involucradas están infinitamente desequilibradas. Unos pocos milímetros de goma no pueden soportar una corriente que normalmente varía entre 10 y 200 kiloamperios.

Los eBikes atira a los rayos

Conclusiones

En una bicicleta, es tan probable que nos caiga un rayo como un excursionista caminando.

La bicicleta, incluso en carbono, no atrae rayos y el campo eléctrico de la batería de las eBikes es insignificante. Recordemos que la goma de nuestros neumáticos no puede aislarnos en caso de caída de un rayo. Si una tormenta nos pilla a la intemperie en la montaña debemos refugiarnos inmediatamente en un edificio o en un coche.

Si esto no es posible, evitamos ser el objeto más alto, mejor ponernos de rodillas y alejarnos de los demás miembros del grupo. También es aconsejable evitar estar bajo los árboles.

Un último consejo que parece trivial: consulta siempre las condiciones del tiempo antes de salir en bici y pide consejos a los guías locales, por mayor seguridad.

Populares