Portada / Seguridad / Consejos para el conductor diabético
Blood glucose meter. Diabetes. Diagnosis.
Blood glucose meter. Diabetes. Diagnosis.

Consejos para el conductor diabético

Los mejores consejos para el conductor diabético pueden marcar la diferencia en la prevención de accidentes.

Para muchos de nosotros, conducir por largas horas, que nos pille un atasco de tráfico o que se pinche una rueda, no pasa de ser una molestia.

Sin embargo, para una persona diabética, puede significar un grave problema por la reducción de los niveles de glucemia en sangre.

Para los pacientes con diabetes, los largos ayunos pueden significar serios problemas que pueden ir desde un simple mareo y dolor de cabeza hasta pérdidas de la conciencia, espasmos involuntarios o convulsiones.

Una drástica disminución de los niveles de glúcidos en sangre puede incluso ser fatales, teniendo una tasa en España de 19 pacientes por cada 100 mil habitantes.

Aunque una persona con diabetes lleva una vida perfectamente normal, a consecuencia de un consumo excesivo de energía o un ayuno prolongado, puede motivar una drástica disminución de los niveles de glúcidos.

Una crisis hipoglucémica puede presentarse de manera inesperada e incluso presentarse durante la conducción.

¿Qué puede pasar por una crisis hipoglucémica en la conducción?

Las disminuciones drásticas de los niveles de glúcidos en sangre pueden causar algunas alteraciones en la motricidad y cognición de un paciente.

Se puede alterar el estado de consciencia y el dominio de las extremidades. Se puede perder el tono vagal y la motricidad fina.

El paciente puede tener alteraciones del campo visual y auditivo, lo que puede ser un impedimento serio en la conducción apropiada.

La disminución de la motricidad fina puede tener como consecuencia la falta de coordinación mano-ojo y perder pericia en la conducción.

La actividad cerebral puede ralentizarse y producir alteraciones cognitivas, lo que le retrasa al paciente la capacidad de reacción, sus reflejos y la capacidad de anticipación a situaciones.

Esto puede incluso derivar en la pérdida de la consciencia, espasmos musculares y convulsiones, lo que puede ser un causante directo de accidentes de tráfico.

La conducción con bajos niveles de glúcidos en sangre, pueden causar los mismos efectos que conducir bajo los efectos de alcohol, drogas o bajo serios estados de deshidratación.

Por supuesto, que, en estos casos, la Ley de Tráfico, no prevé sanciones de ningún tipo, pero lo más sensato para el paciente diabético es tomar las previsiones antes de sentarse frente al volante.

Consejos para el conductor diabético

Si un conductor es diabético, lo más aconsejable en términos generales, es que tenga un perfecto control de sus niveles de glucosa en sangre en todo momento.

Además de esto, cada persona tiene un mejor conocimiento de sus capacidades y fallos, por lo que se recomienda no exceder los límites indicados por su médico tratante.

Sin embargo, si la situación excede la previsión, la DGT recomienda:

1.   Mide los niveles antes de viajes largos

Antes de emprender una conducción prolongada, en zonas de alto tráfico o viajes en carretera de larga distancia, debes medir tus niveles de glucemia antes, durante y después del viaje.

2.   Si no te sientes bien, descansa un poco

Si crees que tienes algún síntoma asociado a una disminución de glucemia y/o tus mediciones son más bajas de lo normal. Lo más recomendable es tomar un descanso.

Parar un rato, descansar y quizás tomar algo, puede ser lo más recomendable. Si no existe posibilidad de parar y alguien puede conducir, lo más recomendable es pasar al puesto del copiloto. Reclinar el asiento y descansar hasta sentirte mejor.

3.   Siempre ten alimentos en el coche

Una fruta, un zumo o quizás un refresco puede ser una solución temporal para recuperar los niveles de glucosa perdidos.

Es recomendable no exceder los niveles de azúcar consumidos, pues puede sobrevenir una rápida elevación y causar una crisis de hiperglicemia.

4.   Protege la medicación

Si eres insulinodependiente o de algún medicamento hipoglucemiante, lo más recomendable es que transportes esos medicamentos protegidos de los elementos y temperaturas extremas.

5.   Antes de un viaje, come y duerme bien

Antes de emprender un viaje largo, lo más recomendable es haber tenido una buena noche de descanso, una cena ligera y un buen desayuno es lo más recomendable.

El estrés, insomnio y otras alteraciones, pueden tener efecto en la metabolización de los azúcares.

6.   Cuidado cuando cambies medicamentos

Cuando cambies las dosis, marcas o te estés sometiendo a un tratamiento nuevo, procura no emprender viajes largos.

Los efectos de estos cambios terapéuticos no son aún conocidos por ti y pueden afectar tu habilidad de conducir.

Si viajar es inevitable, lo más recomendable es hacer tramos escalonados, en los que puedas parar y descansar un par de minutos antes de seguir el viaje.

Aunque la mayoría de las recomendaciones son hechas para viajes largos. A veces, podemos estar más horas en una autovía urbana, en hora punta, que en un largo viaje. Las mismas recomendaciones son válidas en estos dos casos.

Te puede interesar también

Truckfly la app de Michelin

Truckfly: la app de Michelin al servicio de los profesionales del transporte

Michelin siempre ha estado al lado de los profesionales del transporte, incluso en las situaciones …

Españoles no revisan los neumáticos antes de un viaje largo

3 millones de españoles no revisan los neumáticos antes de un viaje largo

El Real Automóvil Club de España  presenta la segunda oleada del Observatorio de Conductores, centrada …