Portada / Consejos / ¡No te olvides de las llantas!

¡No te olvides de las llantas!

Muchas veces las llantas de los neumáticos del coche pasan desapercibidas por el usuario. Y no puede ser así, ya que son un elemento fundamental para el buen funcionamiento del vehículo.

Por lo general, tendemos a pensar que la función de las llantas es simplemente estética. Sin embargo, esta idea es equivocada porque influyen enormemente en el comportamiento del coche y en la seguridad del mismo, pudiendo comprometer la seguridad del conductor y del resto de ocupantes.

Las llantas son uno de los elementos del coche que más sufren, dado que sus piezas permanecen en constante movimiento. Tienen que soportar altas velocidades de giros, el peso de la carrocería y el resto de esfuerzos. Todo esto implica que se desgasten con facilidad.

Por todas estas razones las llantas deben ser cambiadas cada cierto tiempo en orden a evitar que este desgaste pueda desencadenar serios contratiempos.

En su rendimiento influyen factores como su escultura, es decir, el diseño de la superficie hecha en caucho. Este elemento desempeña un papel esencial, tal y como desarrollamos a continuación.

La escultura en los neumáticos para el turismo

Por un lado, juega un papel decisivo sobre el suelo mojado. De modo que cuanto mayor número de canales tenga esta escultura, mayor cantidad de agua podrá evacuar.

En el caso del suelo seco, se encarga de proporcionar una mayor rigidez sobre el control del vehículo a través del perfil de la llanta, los tacos de caucho, el número de laminillas o mediante las laminillas de diseño especial.

Por qué las llantas son irremplazables en las ruedas del coche

Las llantas son el único punto de contacto de un vehículo con el suelo, por lo que debe llevar a cabo numerosas funciones para el adecuado funcionamiento del mismo. Su correcto desempeño abarca la excelencia al acometer las acciones que siguen:

– Guiar: las llantas hacen que el vehículo conduzca con mayor precisión, sin importar el estado de la carretera y del clima. La estabilidad de la trayectoria del coche depende, en gran parte, del comportamiento de las llantas.

– Soportar: una de las funciones principales de las llantas es la de soportar todo el peso del vehículo, especialmente cuando se halla en funcionamiento y debe dar respuesta a  giros, aceleraciones, frenados…

– Amortiguar: para sobrellevar de mejor modo las inestabilidades que puede sufrir el vehículo a causa de la carretera, las llantas son las responsables de amortiguar estas irregularidades.

– Rodar: las llantas ruedan de forma más regular, aportando mayor seguridad, cuando la resistencia de rodamiento es menor. Gracias a esto se produce una conducción más placentera y controlada.

– Transmitir esfuerzos: este elemento es fundamental para transmitir potencia al motor. Esta potencia es aprovechada, por ejemplo, para soportar los frenados.

Como ves, estas funciones no se podrán cumplir si no se acepta una fundamental: su duración. Por tanto, la última función es la de:

Durar: deben durar, puesto que si se desgastan las funciones anteriormente citadas pueden comenzar a flaquear y a atraer graves consecuencias en el funcionamiento del vehículo. Este desgaste depende del cuidado y del uso que se les dé, sin olvidar la superficie del suelo, la velocidad, la carga, etc.

En definitiva, procurar los cuidados que reclaman las llantas te garantiza seguridad, confort y ahorro. Las llantas deben estar bien de aire para prolongar su vida útil, por lo tanto presta atención a su presión. Si esta es incorrecta, las llantas corren el riesgo de degradarse y de comprometer tu conducción.

Evita la conducción agresiva y revisa el estado de tus llantas de neumáticos realizando un seguimiento periódico en tu taller de confianza. Solo así garantizarás una experiencia segura al conducir y desembolsos innecesarios por el mal estado de las ruedas del coche.

imagen

Te puede interesar también

Consejos antes de salir de viaje

Antes de salir de viaje es preciso actuar con previsión, responsabilidad y criterio para tener bajo …