Pulido de faros en taller

¿Cómo pulir los faros del coche?

Cómo pulir los faros del coche, es una duda recurrente de muchos conductores. Los faros o las luces del coche son imprescindibles para la conducción. Son, de hecho, uno de los puntos clave para superar la prueba de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

Conducir con los faros del coche en mal estado, es motivo de sanción, con penas que pueden superar los 200€ y la inmovilización del coche dependiendo de la situación.

Un faro en mal estado no sólo es motivo de multas, es una amenaza a la seguridad nuestra y de los demás conductores o peatones.

Una iluminación deficiente puede causar accidentes, lesiones y en los casos más graves, pueden ser letales.

El alto precio de los faros lleva a algunos conductores a retrasar el cambio de faros hasta el último extremo. Otros no se dan cuenta del estado de sus faros hasta que un policía o un guardia civil se los hace saber.

Por ende, nunca debemos llegar hasta estos extremos. Revisar la potencia de la luz de los faros es muy sencillo y basta solo con una pequeña inspección visual.

Una táctica efectiva es encender las luces con el coche separado de una pared a una distancia de más o menos 2-3 metros. Ahí podemos comprobar la potencia de las luces, el cambio de largas a cortas y la simetría de la iluminación de los faros.

El estado de los faros

En algunos casos, las bombillas interiores de los faros funcionan a la perfección y aún así, la potencia de la luz no es la adecuada.

Algunas veces, el cristal que cubre el faro puede tener imperfecciones que empañan la potencia de iluminación y no dejan que haya una buena visual.

Debemos recordar que el faro de un coche se compone de 3 elementos principales:

La o las bombillas (larga y corta), la pantalla reflectiva y la carcasa de cristal o polímero del exterior.

Esta última capa es la que recibe el impacto de la conducción. El aire, la humedad y los cambios de temperatura afecta su indemnidad. Los choques de insectos, tierra u otras partículas de la carretera pueden rayarla o mancharla.

En los casos en el que el faro está muy dañado lo más aconsejable es reemplazar el faro completo e instalar uno nuevo. Sin embargo, a veces el faro solo está opacado por los elementos y solo necesita una pulitura.

pulitura de faros

Pulitura de los faros del coche

La capa de cristal o polímero del faro del coche son susceptibles al pulido y la calidad de la iluminación mejora en un 100%.

Hacer el pulido de los faros es muy sencillo, consiste en la aplicación de un producto de pulitura en la superficie.

Esto debe hacerse sobre un faro totalmente limpio, por lo que conviene lavar muy bien con agua y jabón. Es de destacar que este proceso debemos hacerlo con el cuidado de remover todas las piedrecillas, tierra u objetos duros de la superficie.

Es muy común que en el proceso de lavado de los faros, se arrastre estos objetos por la superficie, rayando irreparablemente el faro.

Podemos ir a cualquier centro especializado y pedir una pulitura de faros. Por lo general, este servicio no es costoso y se hace de manera muy rápida.

No obstante, hacerlo por nosotros mismos es bastante sencillo y solo nos toma unos pocos minutos.

Pulitura para faros paso a paso

  1. Lavar muy bien la superficie del faro: esto debe hacerse con abundante agua y tratando de aplicar mayor presión en las zonas donde haya alguna incrustación.
  2. Si no hay insectos, tierra o piedras a la vista, conviene pasar muy suavemente la mano sobre la superficie del faro. Debe ser totalmente lisa y sin protuberancias.
  3. Una vez que no haya objetos o partículas incrustadas, debemos usar un jabón neutro o especial. Esto remueve toda la grasa, hollín y suciedad de la superficie del faro.
  4. Algunas personas usan líquidos limpiacristales (los mismos que se usan para el limpiaparabrisas) esto no es absolutamente necesario pero puede ser una excelente opción.
  5. Secar muy bien, antes de aplicar cualquier producto de pulitura, la superficie debe estar 100% seca. Conviene que sequemos también el agua sobre el capó, parrilla y carcasas del faro.
  6. Aplicar la pulitura con una estopa, trapo suave o el aplicador del producto
  7. Este proceso debe hacerse de manera suave, con movimientos circulares y tratando de cubrir toda la superficie.
  8. Dejar secar la pulitura.
  9. Una vez que esté seca, debemos remover con un trapo suave, limpio y sin ninguna partícula.

Productos de pulitura

En el mercado hay muchas marcas de productos especializados para la pulitura de faros.

Algunos conductores usan productos caseros como dentífricos u otras mezclas. Esto no es conveniente, pues los químicos abrasivos de estos productos pueden lesionar el faro a largo plazo.

Te puede interesar también

Qué consecuencias puede tener en tu coche una correa de distribución rota

La correa de distribución rota es una de las averías que más tememos los conductores. …

Miedo a conducir: trucos y consejos para superarlo

Todos hemos tenido alguna vez miedo a conducir, pero ese miedo suele ser pasajero y …