Portada / Consejos / Cómo funcionan unos neumáticos antipinchazo o runflat

Cómo funcionan unos neumáticos antipinchazo o runflat

Los neumáticos antipinchazo, o en terminología anglosajona runflat, son aquellos que aunque parezca paradójico sí se pueden pinchar pero que incluyen un sistema que te permite seguir rodando una serie de determinados kilómetros tras el pinchazo. Este concepto que tiene más de un siglo de historia se popularizó, no obstante hace alrededor de 30 años cuando Goodyear lo popularizó a nivel mundial.

El primer modelo en utilizar de serie las ruedas antipinchazos fue el mítico Chevrolet Corvette. Cuenta la leyenda que sus ingenieros, al no encontrar suficiente espacio para incorporar una rueda de repuesto y al no existir todavía el clásico kit antipinchazo se decidieron a equiparlo como experiencia piloto con esta tecnología runflat. Un éxito que llega hasta nuestras fechas.

Aunque estos neumáticos existen desde hace más de 120 años no fue hasta hace apenas tres décadas cuando Goodyear popularizó su utilización

¿Cómo funcionan los runflat?

Como explicábamos al inicio del artículo, los neumáticos runflat sí se pueden pinchar pero pueden rodar durante una serie de determinados kilómetros tras el pinchazo. Esto se consigue en primer lugar por una tecnología de refuerzo que consigue que cuando pinche no estalle ni tampoco pierdan gran cantidad de aire ni presión como sucede con unos neumáticos estándar. Así pues, la pérdida de presión existirá pero muy paulatinamente.  Esto se consigue gracias a un refuerzo en los flancos.

La distancia que se puede recorrer tras el pinchazo varía dependiendo del fabricante, pero oscila entre unos 80 y 150 kilómetros extra. Eso sí, todos los fabricantes coinciden en que tras el pinchazo la velocidad no exceda de los 80 kilómetros por hora, ya que esto podría provocar que se acelerara la salida de aire.

¿Cómo sabemos si hemos pinchado?

De esta manera, para hacer uso de unos runflat debemos advertir cuando hemos pinchado para saber cuantos kilómetros extra podemos circular antes de sustituir la cubierta afectada. Para ello, los neumáticos antipinchazo requieren la presencia de un TPMS (Tire Pressure Monitoring System) que nos permita descubrir si un neumático ha sufrido una disminución de la presión. En caso de equipar estos neumáticos con funcionamiento en caso de avería y suframos una pérdida de presión, el TPMS nos avisaría y sólo tendríamos que reducir la velocidad, sin necesidad de bajarnos y sustituir el neumáticos.

 

Te puede interesar también

Consejos para ganar adherencia a la carretera

La adherencia de las ruedas de coche a la carretera es fundamental para garantizar tu …