Mitsubishi Lancer Evo IX: ¡ha llegado la revolución en el mundo del motor!

El Lancer Evo IX fue el penúltimo de su estirpe, un modelo de coche que enseguida nos hacía pensar en los rallies, en la estética radical y en un tipo de conducción que no era para todo el mundo.

Ahora mismo no hay ningún Lancer Evo en el mercado, lo cual es una pena, pero existen preparadores que siguen trabajando para hacer versiones radicales del Lancer Evo IX, llevándolo hasta cifras de potencia escandalosas.

Todo sobre el Mitsubishi Lancer Evo IX

Este Mitsubishi Lancer Evo IX ya era un coche con mucha potencia desde que salió de la fábrica, pero los preparadores han conseguido exprimirlo hasta cifras que eran inimaginables.

De esta manera, de los 321 CV con los que salió (en algunos mercados se vendieron versiones con 405 CV de serie) se ha conseguido llevarlo hasta los 715 CV multiplicando la potencia inicial y convirtiendo a esta unidad en una bestia del asfalto.

¿Cómo han conseguido potenciar tanto el coche?

El motor del Lancer Evo IX ya estaba pensado para que los aficionados trabajaran con él, aumentando si rendimiento con demasiadas complicaciones.

Los creadores de esta bestia no han tenido que cambiar el motor, pero sí que lo han potenciado aumentando un poco el cubicaje que pasa de los 4 litros a los 4,2, aunque no es el único cambio.

Cuando subimos la potencia de un coche de una manera tan bestia hay que reforzar una gran cantidad de piezas, que de lo contrario no aguantarían la subida del par y se partirían al primer acelerón. En este coche se ha puesto un cigüeñal forjado y se ha sustituido la caja de cambios, que ya de serie no aguantaba demasiado bien el par del coche, por lo que con el doble de CV duraría muy poco.

La transmisión sigue siendo manual de cinco marchas, pero a prueba de acelerones y casi irrompible. El turbo es mucho mayor que el que venía de serie y parece que este es uno de los principales secretos de esa potencia que podemos ver, aunque seguro que no es el único cambio que se ha hecho.

Prestaciones de infarto

Es evidente que con más de 700 CV las prestaciones tenían que ser inalcanzables para el 99 % de los coches del mercado, mejores incluso que las de los Mitsubishi Lancer Evo IX rally que se homologaban para correr.

Sus cifras dejan con la boca abierta a cualquier aficionado a los coches: 247 km/h de velocidad punta, y 3,15 segundos para ir desde parado a los 100 km/h. Para pasar de 100 km/h a 200 km/h tarda 6,28 segundos.

Para que nos hagamos una idea de los que suponen estas cifras, un Porsche 911 necesita 3,6 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h y un Audi A8 con un motor FSI V10 de 5,2 litros tarda 3,3 segundos para pasar de parado a los 100 km/h.

Los preparadores de este Mitsubishi Lancer Evo IX han hecho un trabajo espectacular, que se aprecia muy bien cuando lo comparamos con los datos de aceleración de coches míticos en el mundo del motor. Es una pena que la marca japonesa dejara de fabricar este modelo, que marcó una época y que está en la mente de todos los aficionados a los rallies.

Te puede interesar también

Cuántos km dura un coche y cuándo deberías cambiarlo

Hay dos que son las preguntas recurrentes en todas aquellas personas que tienen un vehículo: …

Etiqueta Eco en los BMW X3 y X4

La marca de coches BMW está apostando por introducir elementos ecológicos en sus nuevos vehículos. …