Función del diferencial de un coche: ¿para qué sirve?

La función del diferencial de un automóvil es esencial para que podamos controlar la estabilidad de nuestro coche. Cuando vamos en una recta, sabemos que las ruedas giran con las mismas revoluciones, pero ¿qué ocurre en una curva? Si te has preguntado esto alguna vez, aquí es donde vas a encontrar la respuesta.

Qué es el diferencial de un coche

El diferencial de un coche es el sistema de engranajes que controla las diferentes velocidades que pueden tener las ruedas de un mismo eje. Pero ¿siempre giran con las mismas revoluciones? La respuesta es no, veamos el por qué.

Cuál es la función del diferencial

Para entender cuál es la función del diferencial de un coche, pensemos en qué ocurre cuando tomamos una curva. En un giro, las ruedas interiores recorren menor distancia que las exteriores. Por lo que para que un vehículo tenga estabilidad, es necesario suplir esa diferencia de espacio recorrido con un aumento de velocidad de rotación en el elemento que recorre mayor distancia.

El funcionamiento del diferencial de un vehículo logra esa acción, es decir, regula las diferentes velocidades de giro en las ruedas del mismo eje, para permitir tener tracción en todo momento, y conseguir que ninguna de ellas patine. Por supuesto, el tener los neumáticos en buenas condiciones ayuda a esto, por lo que si se denota algo extraño en ellos, será necesario cambiarlos inmediatamente.

Tipos de diferenciales para coches

Ahora que ya sabemos cuál es la función del diferencial de un automóvil, veamos los diferentes tipos que hay:

  • Autoblocante o LSD: Se caracteriza por provocar el bloqueo de la rueda y mandar toda la fuerza del par motor a la otra. Hasta ahora, era de los más usados, pero ya están empezando a incorporarse sistemas electrónicos mucho más eficaces debido a los sensores que utilizan.
  • Diferencial de deslizamiento limitado: Hay dos tipos:
    • Autoblocante mecánico: Muy usados en vehículos de tracción trasera en los que la potencia se distribuye en todas las ruedas de forma coherente.
    • Autoblocante por discos de fricción: Sistema que funciona con discos independientes que se cruzan entre ellos.
  • Diferencial de Ferguson o viscoso: Están intercalados en la caja de cambios y lleva una carcasa que cubre los discos en el árbol de transmisión.
  • Diferencial Torsen: Su funcionamiento es uno de los más eficientes. Trabaja en función de la velocidad detectada en las ruedas cuando se entra en una curva. Se caracteriza por enviar el par a la rueda que mejor puede traspasarlo al suelo. De esta forma se consigue evitar los deslizamientos del vehículo.
  • Diferencial de deslizamiento controlado o Haldex: Son un sistema de embragues multidisco formado por varios discos conductores controlados a través de un sistema hidráulico. En función de la presión existente en ellos son capaces de cortar, repartir o dar por completo la velocidad de giro a cada una de las ruedas.

Ahora que sabemos cuál es la función del diferencial, podemos entender la importancia que tiene este elemento para que podamos controlar nuestro vehículo en una curva. Para que tenga un funcionamiento correcto, es necesario que realicemos cada 6 meses una revisión de aceite del coche. Y es que, un buen estado de mantenimiento de todos los elementos de un vehículo, contribuirá a aumentar la seguridad de sus ocupantes.

Te puede interesar también

Cuántos km dura un coche y cuándo deberías cambiarlo

Hay dos que son las preguntas recurrentes en todas aquellas personas que tienen un vehículo: …

Etiqueta Eco en los BMW X3 y X4

La marca de coches BMW está apostando por introducir elementos ecológicos en sus nuevos vehículos. …