Portada / Noticias / Los coches mayores de 20 años viven un nuevo auge
coches mayores de 20

Los coches mayores de 20 años viven un nuevo auge

Los coches con más de 20 años, han sido desempolvados y han salido al mercado con nuevos aires y un repunte en las ventas bastante interesante.

Según el Instituto de Estudios de Automoción, entre los meses de julio y agosto del 2020, este tipo de coches han aumentado la demanda por encima del 30%, en comparación con el año inmediatamente anterior.

La nueva preferencia de los compradores por este tipo de coches, obedece a razones eventuales y producto de una circunstancia especial: La pandemia del COVID-19.

Si, hasta ahí han llegado los efectos de una pandemia que, con toda seguridad, ha cambiado todos los ámbitos de nuestras vidas.

¿Qué relación tiene la COVID-19 con el mercado automotriz?

En circunstancias normales, una crisis asistencial y sanitaria, en muy poco afectaría a mercados tan activos como el de los coches.

Sin embargo, el temor que ha invadido a buena parte de la población, los ha empujado a evadir cualquier forma de contagio, con efectos negativos en este mercado.

Según las recientes mediciones del mercado, la compra de coches mayores de edad, tiene una relación inversamente proporcional a la baja en la utilización del transporte público, como uno de las consecuencias de la pandemia.

Usuarios del transporte público como autobuses, metro o tren, han experimentado un gran temor a contraer la enfermedad en estos lugares cerrados y abarrotados de gente.

Los coches de más de 20 años, son vendidos entre 500 y 1.400 euros. Estos bajos  precios, han hecho cambiar la opinión de muchos usuarios habituales de los medios públicos y compartidos.

El número de usuarios del transporte público, ha descendido en cifras cercanas al 40% en toda España, siendo aún más acentuado en grandes ciudades como Madrid o Barcelona.

Según la Asociación de Transportes Públicos Urbanos y Metropolitanos, en ciudades como Barcelona, el uso del transporte público se encuentra en un 56% en comparación al 2019.

A pesar que es un significativo repunte en comparación a las cifras de primavera, cuando el descenso llegó a niveles superiores al 90% en ciudades como Madrid.

Durante el estado de alarma, la práctica inexistencia de movilidad urbana y extraurbana, justificaba el descenso de pasajeros.

Sin embargo, con la reincorporación a las actividades cotidianas, el volumen de uso no ha llegado a recuperarse a las cifras anteriores a la pandemia y según las previsiones de la patronal AUTC, probablemente la reducción total, sea en promedio, un 20% en todo el 2020.

La vuelta al cole: El resucitador de los coches más antiguos

Una de las mayores preocupaciones de los padres y madres, al acercarse la fecha de inicio de las actividades escolares, es la movilidad asociada al COVID-19.

Volver al colegio, con los pequeños expuestos a contagio en los sistemas de transporte, es una de las causas de mayor insomnio en las familias.

Esto llevó a muchas reuniones familiares y, con calculadora en mano, comenzaron las comparaciones económicas.

El coste del transporte público, solo para la movilidad en el casco urbano, es muy similar entre el uso del coche y el uso del bus o metro.

De acuerdo a un estimado realizado por el banco ING, el gasto por kilómetro recorrido en coche (dentro del casco urbano) es de 0.25€. Del mismo modo, el precio promedio de un billete de autobús o metro es de 1,50€ en las principales ciudades españolas.

Aunado a ello, la amortización completa de un coche de ocasión, puede llegar en tan solo unos meses.

Hemos hecho un pequeño cálculo económico para ilustrar esta comparación.

Partimos de los siguientes supuestos:

  • Una familia de 4 miembros
  • 1 solo transporte de ida y 1 de vuelta (metro o autobús)
  • 50€/billete
  • Solo comparando el uso de lunes a viernes

Entonces,

(20 días/mes) x (4 personas) x (1.50€/persona) x (2 usos/día)= 240 euros

Esto puede incrementarse con el uso de fines de semana o con la utilización de más de un sistema de transporte.

Si estas cifras se comparan con un coche de precio promedio de 1.000 euros, en un período de menos de 5 meses, se habrá amortizado el pago del coche.

Por supuesto, que deben añadirse los costes de combustible, seguros, reparaciones, aparcamientos de pago y otros costes asociados.

A pesar de ello, un sacrificio económico mayor, parece valer la pena para un 70% de los padres y madres que prefieren llevar a sus hijos en su propio coche, según estudios recientes de Sumauto.

¿Solo para movilidad urbana?

movilidad urbana

En los recientes estudios, los nuevos compradores aseguran que tan sólo prevén la compra de coches de más de 20 años como sustituto del transporte público.

En este sentido, las familias alegan que solo usarían el coche como un medio de transporte para movilizarse hacia y desde el colegio de sus hijos o sus lugares de trabajo.

Sin embargo, el uso del coche como medio de transporte recreacional puede ser una alternativa plausible.

El coste de transportarse en AVE contra el coste de hacerlo en coche, varía en un pequeño porcentaje.

Según los cálculos de ING, el viaje en coche en distancias cortas, medias y largas, es significativamente menor.

Hemos hecho un pequeño cálculo de un viaje para 4 personas entre Madrid y Valencia, para el período de verano 2020 y estos son los resultados:

  • Coche: 88.75€ (según el análisis de ING)
  • AVE: 59.10€/persona x 4 personas= 236€
  • Autobús: 37€/persona x 4 personas= 148€

Esto, sin contar los gastos desde y hacia las estaciones de tren/autobús en ambas ciudades.

Por supuesto, que existen una serie de costes asociados en ambas opciones y que son un poco más difíciles de cuantificar pero que sin duda inciden en los cálculos.

Desventajas de coches mayores de 20 años

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha venido desalentando la compra de coches con edades de fabricación superiores a los 20 años.

Las razones estriban en los altos niveles de contaminación que producen este tipo de coches.

De hecho, la reciente clasificación de emisión de gases contaminantes de la DGT, ha limitado la circulación de este tipo de coches dentro de los cascos urbanos y centros históricos en ciudades como Madrid o Barcelona.

Aún más, la Inspección Técnica de Vehículos, ha endurecido los controles contra coches y furgonetas con más de 20 años de fabricación.

Por otro lado, los controles de la DGT, se han enfocado en otro elemento que solo está presente en los coches de data más reciente: los parámetros de seguridad.

Los coches y furgonetas de 20 años o más, tienen menores sistemas de seguridad en su fabricación, por lo tanto, están en riesgo de no pasar los controles de la ITV.

Estudios de la DGT, reflejan que, los vehículos con fechas de salida de fábrica de 14 o más años, tienen un riesgo 300% mayor de mortalidad de los ocupantes que vehículos más recientes.

La automoción: ¿En riesgo?

El panorama no está nada claro para el sector de la automoción.

Ya desde el año 2018, el sector de fabricación de vehículos en España, ha experimentado una contracción laboral de aproximadamente 35.000 empleos, según datos de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles.

Esto se refleja en que un promedio de 400.000 coches, no han salido de los puentes de fabricación de las grandes industrias automotrices.

Esto, no solo afecta directamente a los trabajadores de la industria sino a los sectores asociados y de generación de empleos indirectos.

Todo este oscuro panorama, no toma en consideración la salida del mercado laboral español de grandes fábricas de coches como la nipona Nissan o la francesa Renault.

¿La tormenta perfecta?

Las teorías económicas, establecen que en mercados contraídos, los mercados secundarios de coches, aumentan en la misma proporción que disminuyen los mercados de coches nuevos.

En mercados del tercer mundo, el mercado secundario de vehículos, tiene mayor volumen que el mercado primario de coches y otros vehículos utilitarios.

Podemos decir, que tenemos en nuestras manos, la receta para una tormenta perfecta:

  1. Un cambio en el comportamiento de un sector de consumidores fuera del mercado automotriz, que está cambiando su tendencia de compra.
  2. Nuevos demandantes, solicitando vehículos con precios similares al coste promedio del transporte público urbano y extraurbano.
  3. Una reducción de la oferta de coches nuevos por contracción del mercado y salida de la oferta de actores importantes.

Aunado a esto, existen otros actores añadiendo ingredientes en este convulso mercado.

El ecommerce: otro ingrediente más

Con la pandemia y las restricciones de movilidad, sumados al aumento del teletrabajo o clases online, las ventas por internet y comercio electrónico, aumentaron en un 67%, según datos de El Confidencial Digital.

Esto ha aumentado considerablemente el negocio de la paquetería y la entrega de productos o servicios a domicilio.

Las tiendas online han aumentado la necesidad de multiplicar sus flotas de coches y motos de reparto. Para ello, cuentan con la contratación de más repartidores en zonas no tradicionales o remotas.

Por lo general, estas empresas, contratan a repartidores con sus propios coches o motos, los cuales buscan vehículos de bajo precio como iniciador de sus nuevos trabajos.

El aumento en la demanda de coches mayores de 20 y motos económicas, ha sido un ingrediente adicional para el repunte en las ventas de coches de larga data.

En vísperas de un último trimestre del año, lleno de incertidumbres sobre la tan esperada llegada de una vacuna contra la COVID-19 y con la sombra de nuevos confinamientos, el mercado automotriz, presenta una nube gris sobre su cabeza.

Aún es pronto para vislumbrar cómo se comportará el mercado en los próximos meses e incluso años.

Si de algo podemos estar seguros, es que las crisis traen muchos problemas para diferentes actores y dan un abanico de oportunidades para algunos que salen más fortalecidos.

Te puede interesar también

Bridgestone lanza un sistema de monitorización de daños en neumáticos

El fabricante de neumáticos Bridgestone en su objetivo de ser el líder global en soluciones …

Conoce el Proyecto de Economía Circular «España 2030»

El sistema colectivo TNU (Tratamiento de Neumáticos Usados) ha emitido un comunicado donde reafirma su …