Portada / Consejos / ¿Cómo prevenir el aquaplanning?

¿Cómo prevenir el aquaplanning?

Para prevenir el aquaplanning lo primero que debes tener claro es que has de llevar un mantenimiento exhaustivo de tus neumáticos. E hecho de que se encuentren en mal estado puede aumentar el riesgo de sufrir esta situación, en la que al pasar con el coche por una zona de la calzada con mucha agua acumulada a una velocidad determinada puedes llegar a perder el control por una falta de tracción y adherencia al asfalto.

Evitar el aquaplaning, por tanto, pasa por asegurarse de que la profundidad de la banda de rodadura se encuentra entre los límites legales permitidos, el desgaste de las cubiertas es regular y la presión de las mismas está dentro de la horquilla que recomiendan los fabricantes.

La principal causa por la que se produce este efecto es que los neumáticos no evacuan agua a medida a un nivel suficiente para mantener el agarre, por lo que las ruedas se bloquean y el coche se convierte en una especie de trineo incontrolable que se desplaza solo por la inercia de la velocidad. Una situación muy peligrosa que puede llevarte a sufrir un accidente.

Otra medida que has de tomar para prevenir el aquaplaning es practicar una conducción responsable, lo que significa respetar los límites de velocidad, mantener la distancia de seguridad con el resto de vehículos, hacer caso a las señales y a las recomendaciones de la Dirección General de Tráfico, evitar maniobras bruscas…

Evitar el aquaplaning a veces es imposible: ¿cómo actuar en ese caso?

Siempre que sigas al pie de la letra las recomendaciones que te estamos brindando, lo más normal es que nunca te veas inmerso en una situación tan desagradable como es que tu automóvil haga aquaplanning. Pero puede llegar a darse el caso de que evitar el aquaplaning resulte imposible, ya que al fin y al cabo un coche es una máquina y las máquinas, a veces, fallan.

Por eso es importante que sepas cómo actuar ante una circunstancia de este tipo. Si al entrar en un charco notas que los neumáticos patinan y la dirección se bloquea, y tienes la sensación de haber perdido el control del vehículo, no entres en pánico, agarra con fuerza el volante y mantén siempre la mirada puesta en la carretera.

Levanta automáticamente el pie del acelerador y evita pisar el freno. Tampoco gires el volante. El coche poco a poco irá perdiendo velocidad hasta que recuperes su control. Sin embargo, en caso de que percibas un riesgo real de sufrir un accidente, conviene que pises el freno con suavidad para que el coche vaya aminorando la marcha ya que, probablemente, las ruedas traseras aún tendrán agarre. No obstante, en días de lluvia, la mejor forma de prevenir el aquaplaning es circular a una velocidad notablemente más reducida.

Te puede interesar también

Los neumáticos y el cambio climático

Los neumáticos y el cambio climático están mucho más relacionados de lo que puedes imaginar; …