Lavado de coches: ¿a mano o a máquina?

Cuando vamos a lavar el coche tenemos varias opciones, las cuales vamos a escoger en función del tiempo que tengamos y de lo que nos guste lavar nuestro vehículo, una afición que no todo el mundo tiene.

Esta elección también va a depender de si tenemos un garaje o no, puesto que, aunque se puede hacer el lavado de coche a mano en una gasolinera, siempre es más complicado. Otra opción es contratar un servicio de lavado a mano para que el coche quede como nuevo.

Dónde lavar el coche: a mano o en autolavado

Al lavar nuestro coche tenemos que elegir si hacerlo a mano o en un autolavado. Ambas maneras tienen tanto ventajas como inconvenientes que tendremos que sopesar antes de tomar la decisión, en especial si queremos ir a un autolavado.

Ventajas de lavar el coche a mano

El lavado de coches a mano tiene varias ventajas, pero quizá la principal es que el lavado de coche a mano jamás perjudica la pintura si tenemos la precaución de cambiar el agua varias veces.

Cuando lavamos un vehículo a mano siempre lo hacemos con bayetas adecuadas, suaves y en buen estado, cambiamos el agua con frecuencia y usamos productos de calidad.

El uso de productos específicos elegidos por nosotros es otra de las ventajas de lavar el coche a mano, pues en todo momento sabemos qué es lo que estamos usando, algo que nunca vamos a poder saber si vamos a un autolavado.

Ventajas de lavar el coche en el autolavado

De entre las ventajas de lavar el coche en el autolavado la principal es el ahorro de tiempo. En un periodo que no suele pasar de los cinco minutos, nos vamos a poder ir a casa con el coche limpio.

Si elegimos un autolavado de rodillos, en lugar de las ya clásicas lanzas de agua a presión, ni siquiera tendremos que hacer nada más que meter las monedas o fichas en la máquina y esperar a que haga su trabajo.

Qué conclusiones sacamos

De las ventajas de cada uno de los métodos de lavado podemos sacar las siguientes conclusiones:

Lavarlo a mano siempre es mejor

El lavado de coches a mano siempre es la mejor opción. Es la menos agresiva con la pintura, la que cuida más la carrocería y la que nos permite apreciar los arañazos para repararlos cuanto antes.

Además, en el lavado a mano podemos dedicar un tiempo a los neumáticos, usando un producto específico para que los laterales brillen y otro para quitar el ferodo de las llantas.

Lo peor de ese tipo de lavado es que puede llevarnos varias horas si lo queremos hacer bien.

El autolavado es una buena solución si no tenemos tiempo

Si no tenemos tiempo o no nos importa tanto el estado de la pintura del coche, la mejor manera de lavarlo es en un autolavado. No van a usar productos de buena calidad, pero por unos 5-7 euros el coche va a quedar limpio en unos minutos.

El problema de estos autolavados es que a veces los rodillos no son de la mejor calidad o no están limpios, por lo que provocarán pequeños arañazos en la pintura conforme vayan pasando los lavados, unos arañazos que se aprecian mucho en los coches con pintura oscura.

Las pistolas de agua a presión: una solución intermedia

La solución intermedia, si no tenemos tiempo y no queremos usar un autolavado es ir a un lugar con pistolas de agua a presión.

Hay pistolas de este tipo en todas las gasolineras y por unos 3 euros, menos si el coche no está muy sucio, podemos dejar la carrocería en un estado más que aceptable.

No queda igual que lavándolo a mano o en una máquina, pues en este caso ponemos agua con jabón sin frotar, pero sí se notará mucho que lo hemos lavado.

Además, la pistola con agua caliente y jabón nos va a servir para dejar los neumáticos como nuevos, además de arrancar toda la suciedad de las llantas.

Te puede interesar también

Timos de coches por internet: phishing car y otras estafas

Las estafas por internet son habituales en todos los sectores y ámbitos de la vida. …

Mi coche echa humo blanco: qué ocurre

Hay diversas situaciones en las que el coche suelta humo blanco. Algunas de ellas son …