Portada / Consejos / Accidentes de tráfico habituales: cómo evitarlos

Accidentes de tráfico habituales: cómo evitarlos

Todos podemos sufrir accidentes de tráfico, incluso los conductores más experimentados. Un simple despiste, mirando el móvil por ejemplo (uno de los peligros contra los que más advierte la DGT) hará que desvíes la vista de la carretera por unos segundos que pueden ser cruciales.

Contra los mitos que afirman que las personas mayores son las más propensas a tener accidentes, estudios recientes han revelado de forma constante que el grupo de edad que suele tenerlos más habitualmente es el de gente joven de 18 a 29 años (muchos de ellos aún novatos conduciendo). Otro mito consiste en la creencia de que las mujeres son más torpes al volante y tienen, por ello, más accidentes. Esto no puede estar más alejado de la realidad, ya que los hombres tienen, al menos, el doble de accidentes que ellas.

Consejos para evitar accidentes

Aunque todos somos vulnerables de sufrir un accidente en la carretera, existen modos de evitarlo. Toma nota de estas recomendaciones.

Salir con el tiempo suficiente

Salir de casa con tiempo hará que no tengas prisa por llegar a tu destino y, por tanto, te hará conducir más despacio y de forma más tranquila.

Fuera móvil

Durante la conducción el móvil debería estar lejos y preferiblemente en silencio, para que ninguna llamada o mensaje te pueda distraer de la carretera.

La distancia de seguridad

Podría parecer obvio, pero aún a estas alturas muchos conductores no la respetan. Esta distancia (que varía en función de la velocidad a la que se circule y de si la calzada está o no mojada) es fundamental para tener tiempo de frenar sin impactar contra el vehículo que va delante. Son solo unos metros, pero pueden ser vitales.

El estado de los neumáticos

La capacidad de agarre a la calzada de los neumáticos es de suma importancia, ya que unas ruedas en mal estado pueden aumentar exponencialmente la posibilidad de tener un accidente. Para evitarlo, es fundamental apostar por unos neumáticos con buena adherencia tanto en terrenos mojados como secos. Examina periódicamente la banda de rodadura, cambia la rueda si el dibujo es más profundo que 3 mm y mide la presión antes de iniciar un viaje largo.

Descanso

No se debe conducir más de dos horas seguidas, por lo que si realizas un trayecto largo debes programar tiempos de descanso o varios conductores. Del mismo modo, no es recomendable conducir justo después de comer de forma abundante, ya que puede provocar somnolencia. Lo mismo sucede cuando se pone la calefacción del coche demasiado alta: la temperatura ideal no debería superar los 20-22 grados.

Luces encendidas

Lo mejor es curarse en salud y llevarlas siempre encendidas, ya que no cuesta nada y te darán visibilidad extra.

Ante todo, trata de disfrutar del viaje sin presiones y prestando atención a la conducción para evitar los accidentes de tráfico.

Te puede interesar también

Consejos para ganar adherencia a la carretera

La adherencia de las ruedas de coche a la carretera es fundamental para garantizar tu …