Daily car check,Check out the distilled car battery.
Daily car check,Check out the distilled car battery.

¿Cuándo cambiar la batería del coche?

Cuándo y cómo cambiar la batería del coche, es una de las mayores dudas de los conductores actualmente. Que, al darle al encendido del coche, no suceda nada, es una de las situaciones más incómodas a las que nos enfrentamos los conductores.

Todos tenemos la confianza que el coche encenderá y nos llevará a donde necesitamos.

Por lo general y como cosas de la mala suerte, este tipo de fallas suceden cuando vamos tarde al trabajo o tenemos el tiempo contado.

Una de las fallas más comunes, es que la batería del coche se ha consumido y no tiene la suficiente energía para encender el coche.

Aunque es una de las peores situaciones a las que nos podemos enfrentar, su solución es tan simple como cargar nuevamente su energía o reemplazarla por completo.

Sin embargo, esto no siempre sucede en momentos o lugares idóneos y a pesar de ser un procedimiento sencillo, puede llegar a complicarnos la vida bastante.

Puede parecer un hecho de mala fortuna, pero resulta que la batería del coche tiene una vida útil. Debemos conocer sobre los indicios que nos da para saber cuándo reemplazarla por una nueva.

Antes que nada, debemos conocer cómo funciona la batería y cuál es su función dentro del coche.

Batería del coche: ¿Qué es?

En términos muy simples, la batería del coche es un sistema de acumulación de energía.

Las baterías más comunes, son las baterías de ácido-plomo o ácido-carbono.

Además, existen baterías de litio, de ácido-plomo controlada por válvulas (VRLA) o las conocidas como baterías secas.

No obstante, el sistema de funcionamiento de todas las baterías es prácticamente el mismo. Un medio conductor que acumula energía eléctrica positiva y una zona sin carga eléctrica o de carga negativa.

Ambas cargas, cierran un circuito eléctrico que provee de la energía suficiente (12 o 24 voltios) al motor de arranque. Este, a su vez, inicia el sistema de encendido del coche, moto, camión o hasta un avión.

El motor del coche genera electricidad a través del alternador. Parte de esta electricidad se dispone para ser acumulada en la batería, funcionando algo así como la billetera energética del coche.

Las baterías tradicionales, llamadas de plomo/ácido, están constituidas por:

  • Un conjunto de placas metálicas, generalmente plomo u otro metal conductor de electricidad.
  • Un medio ácido como ácido sulfúrico en forma líquida o un gel conductor.
  • Una placa con carga eléctrica negativa.

Este tipo de baterías requieren de un alto mantenimiento y recarga periódica del medio líquido, el cual se evapora por acción de la temperatura del medio. El ácido sulfúrico y el plomo son materiales sumamente peligrosos y contaminantes, por lo que su uso ya no es tan común.

Baterías libres de mantenimiento

En la actualidad, las baterías más usadas por los coches son las conocidas como baterías cerradas o VRLA. También se les conoce como “libres de mantenimiento”.

Este tipo de baterías, sustituyen el ácido sulfúrico por gel de sílice o carbono, con separadores de fibra de vidrio y válvulas de control, con un punto de evaporación mucho mayor.

Por lo tanto, no requieren de recarga del medio líquido, ni requieren de ventilación, es decir, son más seguras, prácticas, simples y con menor impacto ecológico.

¿Por qué se tiene que reemplazar la batería?

La capacidad de acumulación de energía de la batería va menguando con el tiempo. Las propiedades físicas del medio interior pierden su capacidad acumulativa y de generación de energía con carga positiva.

Cuando este medio ha perdido sus propiedades conductivas, la batería deja de funcionar y debe reemplazarse.

La batería, no solo provee de energía al motor de arranque, sino que proporciona la energía necesaria por otros elementos eléctricos del coche como luces, radio u otras prestaciones.

Las baterías salen de fábrica, con una caducidad establecida en el número de encendidos que proveen. En condiciones normales, una batería promedio tiene una vida útil de 30.000 encendidos.

Ahora bien ¿Alguien lleva la cuenta del número de encendidos que hace?

Para ello, existen varios síntomas que debemos atender y que nos indican que la batería está a punto de necesitar reemplazo.

Crónica de una muerte anunciada

La muerte de la batería se va anunciando a través de unos cuantos síntomas muy claros, como:

  • Carga en reposo menor a 12.5 voltios
  • Encendido de la luz de batería del tablero
  • Arranques más prolongados o que necesiten varios intentos
  • Bornes de la batería oxidados, sulfatados (blancos) o sucios
  • Potencia de las luces menor
  • Menor rendimiento de las partes eléctricas del coche, como ventanillas, radio, etc.

Estos signos, indican que la batería ha alcanzado su vida útil y ya debe ser reemplazada. Para ello, lo más recomendable es acudir a un taller especializado, es un proceso simple y muy rápido en las manos de un profesional.

Te puede interesar también

Qué consecuencias puede tener en tu coche una correa de distribución rota

La correa de distribución rota es una de las averías que más tememos los conductores. …

Miedo a conducir: trucos y consejos para superarlo

Todos hemos tenido alguna vez miedo a conducir, pero ese miedo suele ser pasajero y …