Portada / Neumáticos / Tipos de desgaste de los neumáticos y su significado

Tipos de desgaste de los neumáticos y su significado

Generalmente, la mayoría de conductores no solemos realizar el mantenimiento de las ruedas de nuestro vehículo que deberíamos. Lo habitual es que nos saltemos alguna revisión, nos despistemos respecto al control rutinario que debe hacerse de la presión y no reparemos en comprobar el grado de deterioro en el que se encuentran. Estos malos hábitos provocan que la vida útil de estos elementos de seguridad se vea sensiblemente reducida. Hay muchos tipos de desgaste de los neumáticos, atendiendo a las causas que lo provocan.

Tipos de desgaste de los neumáticos

Como ya hemos destacado, la baja presión es un motivo que puede conducir a que la durabilidad de las ruedas de un automóvil sea menor de la deseada. También lo es que presenten pequeñas fisuras, grietas o abultamientos provocados por cualquier percance fortuito y que no nos percatemos de ello.

Aunque lo más común es que sufran un desgaste anormal o irregular producido por causas muy diversas que analizaremos a continuación con el objetivo de encontrar la mejor solución en cada uno de los casos.

¿Por qué se produce el desgaste anormal de las ruedas?

Entre los tipos de desgaste de los neumáticos más comunes está el que se produce por uno de los lados. Si observas que la cubierta está más gastada por uno de los laterales y notas que la superficie está rugosa al pasarle la mano por encima, probablemente se deba a que hayas rodado con un arrastre transversal.

La causa está en que existe un paralelismo inadecuado entre las cubiertas delanteras, entre las traseras o entre los ejes, lo que hace que la parte del neumático más deteriorada sufra una mayor presión en el rodamiento y, por tanto, se estropee mucho antes.

Si el desgaste es irregular lo notarás a simple vista, si bien hay muchos motivos que pueden haber provocado tal situación anómala. Lo habitual es que aparezca en el eje trasero y que se deba a que hayan fallado las suspensiones, los frenos no funcionen adecuadamente, los neumáticos hayan sido montados de forma incorrecta o a que presenten holguras o reglajes incorrectos en las geometrías la dirección o la suspensión.

Es común también que el deterioro anticipado se produzca en la parte central de las ruedas, lo que suele deberse a que la presión es mayor que la recomendada. En estos casos, la goma suele deformarse y se apoya más en la parte central, de ahí que se desgaste mucho antes que los hombros.

Otro de los tipos de desgaste de los neumáticos que habrás visto a menudo es el que se produce precisamente en los hombros. Aquí, el motivo es, curiosamente, que la presión es inferior que la que recomiendan los fabricantes. Esto, a veces, se produce cuando conducimos con exceso de carga. En todas estas situaciones, la solución más acertada es que lleves un adecuado mantenimiento.

Te puede interesar también

aquaplaning

¿Cómo prevenir el aquaplanning?

Para prevenir el aquaplanning lo primero que debes tener claro es que has de llevar un mantenimiento …