Car engine

Cómo reaccionar ante el sobrecalentamiento del motor

La incidencia más frecuente en los vehículos durante el estío es el sobrecalentamiento del motor. Y no es que sea un problema exclusivo del verano, pero las probabilidades de que una pequeña anomalía en el circuito de refrigeración se manifieste en esa estación son más elevadas.

Veamos qué pasa si se calienta el motor del coche, por qué se recalienta un motor y cómo prevenir el sobrecalentamiento:

Por qué se recalienta un motor

Las causas más comunes del sobrecalentamiento del motor son las que siguen:

  • Tapa o roscado del vaso de expansión: una tapa mal apretada, una junta desgastada o una rosca defectuosa provocarán el vaciado progresivo del depósito de líquido refrigerante.
  • Pequeñas fugas en el circuito de refrigeración: los pequeños goteos hay que repararlos cuanto antes. Caso contrario, el riesgo de rotura súbita aumenta con el tiempo.
  • Radiador oxidado por dentro: el óxido va creando depósitos en tubos y manguitos, por lo que circula poco refrigerante y de calidad deficiente, con riesgo de obstrucción total del circuito.
  • Motor con poco aceite: la falta de lubricación aumenta el rozamiento interno y el sistema de refrigeración no responde adecuadamente ante la temperatura excesiva del motor.
  • Junta de culata en mal estado: el refrigerante se mezcla con el aceite, causando sobrecalentamiento. Finalmente, se oxidarán las partes internas del motor, una avería cuya reparación es muy costosa o directamente imposible.
  • Sonda del termostato, válvula de control de caudal de refrigerante o centralita electrónica: la avería puede encontrarse en uno de estos elementos de control. En ese caso, se detecta fácilmente con una herramienta de diagnóstico electrónico.

Consejos a seguir si se sobrecalienta el motor de tu coche

Las consecuencias del sobrecalentamiento de un motor diésel o gasolina son similares y pueden terminar en una avería de alto coste, en la inutilización total del motor o incluso en un incendio del vehículo.

Así que es preceptivo detener el vehículo inmediatamente, apagar el motor y abrir el capó para que el motor se enfríe cuanto antes.

Antes de avisar a la grúa, podemos realizar las siguientes operaciones básicas:

  • Comprobar el nivel de refrigerante
  • Verificar si existen roturas, fugas o goteos en el circuito de refrigeración
  • Comprobar el nivel de aceite del motor

Una vez hecho esto, proseguiremos la marcha hasta el taller más cercano si sabemos con certeza que la causa es la falta de refrigerante y que esta se debe a un goteo mínimo o a una tapa del vaso de expansión en mal estado.

Obviamente, antes rellenaremos el depósito de refrigeración con líquido refrigerante. También podemos usar agua como solución temporal de emergencia.

Lo mismo haremos si es que el motor tiene poco aceite y tenemos la buena costumbre de llevar una lata de lubricante en nuestro vehículo.

Para los demás casos, avisaremos directamente a una grúa, a fin de evitar cualquier riesgo.

Comprobando antes de salir de viaje los puntos indicados en el primer apartado, podemos evitar una avería de coste elevado provocada por un sobrecalentamiento del motor. Y en caso de que no se nos dé bien la mecánica, lo más razonable es realizar una pequeña revisión en un taller antes de que lleguen los calores del verano.

Te puede interesar también

Neumáticos Fulda

Largos años de historia de los neumáticos Fulda

La empresa Fulda celebró el 120º aniversario de su fundación en el año 2020. Su …

Quién fábrica los neumáticos Tracmax

Quién fábrica los neumáticos Tracmax y su tecnología

En algunos hipermercados, talleres y páginas web es posible encontrar neumáticos de la marca Tracmax, …