Portada / Consejos / Recomendaciones para conducir con viento

Recomendaciones para conducir con viento

El viento es un elemento que juega en tu contra si te encuentras a bordo de tu vehículo en mitad de la carretera, ya que puede provocar que sufras alguna que otra mala pasada. Por eso es importante tener muy en cuenta este factor y extremar las precauciones pertinentes para evitar el riesgo de sufrir accidentes a la hora de conducir con viento muy potente.

Su fuerza puede hacer que tu trayectoria en el asfalto se desvíe, con el consiguiente peligro de sufrir una colisión, e incluso que el vehículo pierda adherencia tras algún que otro balanceo. Las rachas suelen afectar más en situaciones como los adelantamientos, y también a aquellos que incorporan un remolque.

En estos casos, toda precaución es poca, ya que un mero despiste puede desencadenar consecuencias fatales, que pueden evitarse si sigues las recomendaciones que vamos a ofrecerte en esta entrada de nuestro blog.

Consejos para realizar una conducción adecuada ante rachas potentes

Cuando te encuentres en esta situación tan complicada, lo primero que tienes que hacer es reducir la velocidad. Sin duda es uno de los consejos más importantes que debes seguir para no correr riesgos innecesarios. Un vehículo a una velocidad elevada será más inestable en casos en los que el viento sople con fuerza, y el peligro de perder adherencia al asfalto será mayor.

Es importante también que aumentes la distancia de seguridad con el resto de los conductores, ya que en caso de que surjan complicaciones, siempre vas a tener un margen de maniobra mayor que si conduces muy pegado al de delante. Pon los cinco sentidos en lo que estás haciendo y mantén los ojos bien abiertos.

Ten mucho cuidado también a la hora de realizar adelantamientos, sobre todo si se trata de vehículos pesados y lentos como los camiones. Al circular en paralelo, harán de parapeto y no notarás este elemento, pero una vez que lo rebases notarás un golpe de viento lateral que puede desestabilizarte.

Sujeta el volante con fuerza para corregir los cambios de trayectoria que puede provocar su fuerza y así no te saldrás de tu carril. Y, sobre todo, no dudes en interrumpir la marcha y esperar a que el temporal amaine si te sientes inseguro o percibes que la situación puede complicarse.

Sobre todo si circulas por carreteras secundarias o que no estén debidamente acondicionadas, porque es posible que se den circunstancias como los desprendimientos.

Cuando te veas obligado a conducir con viento, circula siempre por el centro de tu carril y ten mucho cuidado si vas por una vía en la que hay algunos túneles, sobre todo al salir de ellos. También, si se trata de zonas con una vegetación poblada, en las que has de estar atentos cuando cambies a otras más despejadas. En definitiva, aumenta las precauciones a la hora de ponerte al volante.

Te puede interesar también

aquaplaning

¿Cómo prevenir el aquaplanning?

Para prevenir el aquaplanning lo primero que debes tener claro es que has de llevar un mantenimiento …