Portada / Consejos / Consejos antes de salir de viaje

Consejos antes de salir de viaje

Antes de salir de viaje es preciso actuar con previsión, responsabilidad y criterio para tener bajo control todo lo que sea posible. Las carreteras son, en sí mismas, impredecibles. Una tormenta inesperada, el mal estado del firme o un pinchazo son aspectos que no siempre pueden prevenirse cuando se producen; pero si todo lo demás está dominado, la situación será más fácil de solventar. El correcto equilibrado de neumaticos, por ejemplo, es uno de los elementos que debes tomar en consideración antes de emprender un trayecto más o menos largo.

Qué debes hacer antes de salir de viaje

Verificar el óptimo estado del vehículo antes de afrontar un viaje largo es una cuestión imprescindible. Solo así tendrás la seguridad de que tu automóvil ofrece la seguridad y la tranquilidad que tú y los tuyos merecéis. Alinear el coche, comprobar el dibujo de las ruedas de coche, verificar que la batería está bien o validar los niveles de agua, aceite y combustible forman parte de ese chequeo previo fundamental al que jamás debes renunciar.

Así, deberás comprobar la presión de las cuatro ruedas, y no olvides hacerlo también de la de repuesto. La profundidad mínima aceptable es de 3 milímetros: si los dibujos son menores, deberás cambiarlas para estar tranquilo. En cuanto a la batería, comprueba la fijación de los bornes, la ausencia de fugas y el nivel de líquido adecuado.

Evidentemente, también has de constatar que los líquidos se encuentran bien y abundan: además del aceite del motor, valida el refrigerante, el de frenos, el de dirección y el del limpiaparabrisas.

A nivel de luces, verifica que todos los faros y los intermitentes funcionan a la perfección. Además, comprueba que están limpios y perfectamente regulados en altura, teniendo en cuenta la carga con la que vas a conducir tu coche.

La mejor manera de estar tranquilo es llevar el coche a tu taller de referencia para que le realicen este chequeo completo. Así solo tendrás que ocuparte de conducir con prudencia, adaptarte a las condiciones de la carretera y llegar a tu destino.

Más allá de alinear el coche

Aparte de la mecánica y la verificación del estado del automóvil, hay otros factores que te ayudarán a viajar más tranquilo y con mayor seguridad.

Entre ellos, planificar la ruta con antelación. Las distracciones provocadas por el móvil o los gps constituyen un claro riesgo que debes evitar. Elegir las rutas adecuadas en función del destino y, si es posible, contar con un copiloto encargado de guiar y orientar al respecto ofrecen una mayor fiabilidad al volante. Además, sé previsor: dispón de una ruta alternativa por si algún factor imponderable impide utilizar la primera.

Haz descansos, al menos, cada dos horas al volante. La atención disminuye por culpa de la fatiga y el riesgo de sufrir un accidente aumenta considerablemente cuando no descansas. Evita comer demasiado, por supuesto no bebas alcohol ni consumas drogas y tampoco fumes al volante. Es mejor tener ambas manos libres para reaccionar en caso de emergencia.

Asimismo, cargar el coche con seguridad y de una manera razonable, proporcionada y segura es otro factor antirriesgo. Adopta medidas como distribuir el peso equitativamente, colocar los elementos más pesados en la base del maletero y, sobre todo, no llevar bultos ni objetos sueltos en la zona de los pasajeros: ¡se convierten en proyectiles en caso de frenada brusca!

Chequea, por último, que los cinturones de seguridad están bien colocados y que las sillas y los amarres para niños son los adecuados. Entonces, ¡podrás disfrutar de tu viaje!

Ahora, ya sabes que el equilibrado de neumáticos y planificar la ruta son aspectos esenciales antes de viajar por Europa o cualquier otro lugar del mundo con mayor seguridad y confianza.

Te puede interesar también

¿Qué hacer con neumáticos en tu jardín?

La decoración es algo muy personal. Cada uno la adecúa a sus gustos, pero lo …