Portada / Coches / Ventajas de la carga lenta para coches eléctricos

Ventajas de la carga lenta para coches eléctricos

En la actualidad la mayoría de las empresas de automoción están sumándose poco a poco al compromiso con la sostenibilidad lanzando modelos al mercado híbridos y 100% eléctricos. Aunque todavía este porcentaje sólo supone un 1% del parque automovilístico español, en 2019 se vendieron 24.261 unidades, 10.047 de las cuales las adquirieron consumidores particulares de turismos. 

La presión medioambiental, fiscal, las normativas de emisiones y la limitación de la circulación o aparcamiento en las grandes ciudades han hecho que algunos usuarios apuesten por este tipo de vehículo. Pero todavía algunos consumidores tienen dudas de las ventajas que ofrecen estos nuevos motores, ya que la rapidez de carga, la autonomía del vehículo y el coste son factores que todavía preocupan y afectan en la toma de decisión.

En cuanto a la autonomía, los nuevos modelos que se están presentando totalmente eléctricos ofrecen grandes mejoras de autonomía y respecto a los puntos de recarga también se están ampliando en gran medida las redes por toda Europa, ya se pueden ver puntos de recarga en espacios públicos y en centros comerciales. Sin embargo, la necesidad de priorizar la inmediatez de los usuarios de una carga rápida del vehículo, que aparentemente puede parecer una ventaja, realmente no lo es, ya que la carga lenta tiene muchos beneficios.

La carga lenta permite que más cantidad de vehículos se puedan conectar a la red evitando el exceso de demanda de la red eléctrica, y es que una carga lenta (16 amperios) puede ser equiparable al consumo máximo de una vivienda. Con este tipo de recarga se lograría un crecimiento más sostenible y racional del sector de los automóviles eléctricos.

Otra de las ventajas de un suministro lento es que las baterías de los vehículos se conservarán mucho mejor y con una mejor autonomía mucho más duradera en el tiempo. Por tanto este método reuniría fiabilidad, seguridad y velocidad de una forma más equilibrada ofreciendo corrientes máximas de hasta 32 amperios que conservarán mejor las baterías. Algunos fabricantes como Hyundai, Nissan, Volkswagen o BMW ya recomiendan a sus clientes este tipo de recarga lenta. 

Que la carga lenta sea una opción mejor no quita que en ciertas ocasiones se vaya a necesitar una carga rápida, por ejemplo, si el vehículo está en mitad de un largo viaje y necesita reanudar la marcha cuanto antes.

Te puede interesar también

luz sensor de presión de los neumáticos

¿Cómo reiniciar un sensor de presión de neumáticos o sistema TPMS?

Los neumáticos son un elemento muy importante de nuestro vehículo y por esta razón, desde …

5 puntos clave para revisar tu coche antes de irte de vacaciones

El verano ya está aquí y con él llega la nueva normalidad y más ganas …