Portada / Consejos / Razones para usar los neumáticos de invierno
neumáticos invierno

Razones para usar los neumáticos de invierno

Si la temperatura de la vía está por debajo de los 7ºC es recomendable hacer uso de un juego de neumáticos de invierno

El verano ya ha quedado atrás para dar la bienvenida al otoño y posteriormente al invierno. A su vez, las fuertes lluvias comienzan a hacer acto de presencia y en algunas zonas, como los puertos de montaña, las primeras nevadas asoman por el horizonte.

Estos cambios meteorológicos pueden afectar, y mucho, a la seguridad de las vías. Es por ello que, si vives en zonas de bajas temperatura invernales como Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja, Pirineo catalán, Sierra de Madrid y localidades de Aragón, estudies la posibilidad de cambiar los neumáticos de tu vehículo y poner un juego de invierno.

Así será la instalación de Hankook en Ivalo. Firma: Hankook Tires
Así será la instalación de Hankook en Ivalo. Firma: Hankook Tires

Requisitos para usar neumáticos de invierno

No es necesario que todos los conductores monten un juego de neumáticos de invierno. En cambio, es recomendable para aquellos conductores que circulen por calzadas que tengan una temperatura inferior a 7ºC. Por debajo de esta temperatura, los neumáticos de verano pierden efectividad, el agarre no es el óptimo y la distancia de frenada aumenta, comprometiendo seriamente la seguridad de los ocupantes.

Para circular por vías con hielo y nieve también es muy recomendable calzar un juego de neumáticos de invierno. Aunque, sí el estado de estas carreteras no varía a penas a lo largo del invierno, es preferible equipar un neumáticos de invierno con clavos. De este modo, el agarre y la estabilidad serán muy buenas y evitarás darte alguno que otro susto.

Sí, por el contrario, tu lugar de residencia se encuentra en zonas cálidas como la Comunidad Valenciana, Región de Murcia o Andalucía, el uso de este tipo de este compuesto de invierno no es necesario. En todo caso, es preferible que apuestes por los denominados, neumáticos “Four Seasons” (Cuatro estaciones). De este modo, no hará falta que cambies las gomas de tu coche cada seis meses.

Beneficios de los neumáticos de invierno

El uso de estos neumáticos va unido a una serie de beneficios:

  • Mayor capacidad de arranque, parada y giro: Supera con creces tanto a los neumáticos de verano como a los concebidos para rodar a lo largo de las cuatro estaciones.
  • Confianza y control: La estabilidad y capacidad de frenada que aportan, hace que muchos conductores se sientan más seguros y confiados montándolos en sus coches.
  • Más eficaces con temperaturas bajas: El tipo de caucho empleado en el dibujo de la banda de rodadura dota al conductor un mayor control sobre el vehículo en carreteras nevadas y heladas.
  • Mayor tracción: La banda de rodadura de estos neumáticos cuentan con incisiones, conocidas como “entalladuras”, que les proporcionan una mayor adherencia en pendientes y curvas pronunciadas. Al mismo tiempo, permiten disipar de forma más efectiva la nieve acumulada.
  • Rentabilidad: Si la temperatura se mantiene por debajo de los 7ºC a lo largo de todo el invierno, es preferible cambiar los neumáticos y poner unos de invierno. La principal razón es que el compuesto de verano se deteriora con mucha más facilidad cuando sufre las condiciones climáticas ya descritas.

¿Cambio sólo dos o los cuatro?

A pesar de que no está prohibido, no es recomendable cambiar sólo dos de los cuatro neumáticos dependiendo del tipo de tracción con la que cuente el vehículo, pues estas son las consecuencias:

  • Tracción delantera: De montar neumáticos de invierno en el delantero, y no en el trasero, el eje anterior se desequilibraría propiciando que el conductor pueda sufrir trompos.
  • Tracción trasera: En este caso, sí los neumáticos de invierno son colocados en el eje trasero y el delantero mantiene los de verano, la parte posterior del vehículo se desequilibrará pudiendo causar un accidente.

Por tanto, si decides calzar el compuesto invernal, no pongas en juego tu seguridad y la de otros y equípalos en las cuatro ruedas de tu coche.

¿Cómo almaceno los neumáticos de verano?

De todas las soluciones, la más recomendable es acudir a algún  ‘hotel’ o centro de almacenaje de neumáticos. Allí cuidarán de tus neumáticos como si fueran suyos para que cuando los vuelvas a montar se encuentren en un estado óptimo. En estos centros le darán la vuelta a  las gomas para evitar que se cristalicen y la cubierta se agriete, las lavarán cada dos meses para prevenir que acaben repletos de polvo y alguna que otra suciedad. Además, el precio de estos ‘hoteles’ no es muy elevado.

En cambio, si cuentas con un espacio para guardar tus neumáticos hasta el próximo verano, recuerda que su almacenamiento varía según si portan o no la llanta.

Neumático con llanta

Si el juego de neumáticos retirado  mantiene las llantas puestas, recuerda que debes o bien colgarlas o apilarlas para evitar posibles deformaciones. Jamás la sitúes de pie para evitar que la presión de la llanta deforme o desinfle poco a poco.

FUENTE: neumaticoslider.es
FUENTE: neumaticoslider.es

Neumático sin llanta

Si por el contrario, sólo cuentas con un juego de llantas y se las colocas al juego de verano, el compuesto de invierno tendrás que almacenarlo de pie, uno al lado del otro. Bajo ningún concepto has de apilarlos o colgarlos de la pared. El motivo es que terminarían por deformarse a la larga.

FUENTE: neumaticoslider.es
FUENTE: neumaticoslider.es

Recuerda que tu seguridad y la de los que te rodean es lo más importante, por tanto, no dejes tu vida en manos de azar. Sí las condiciones climatológicas te obligan a ello, no dudes en poner en tu coche un juego de neumáticos de invierno.

Te puede interesar también

Consejos para rodar los neumáticos nuevos

Comprar neumáticos es siempre una decisión que no debemos tomar a la ligera porque al …