Si un vehículo consume mucho carburante: qué se debe revisar

Un vehículo puede consumir mucho carburante de manera puntual, en situaciones en las que vamos muy deprisa, muy cargados, subimos cuestas muy largas y empinadas, etc. Eso entra dentro de lo normal.

Lo que ya no es corriente es que, de repente, nuestro coche comience a consumir carburante de manera excesiva de manera habitual, todos los días. En ese momento debemos preguntarnos por qué un vehículo consume mucho carburante y qué se debe revisar.

Causas por las que tu vehículo consume más gasolina o diésel

Hay muchas causas por las que mi auto consume más gasolina que antes, pero en el caso de este combustible las fugas suelen ser las más habituales.

A diferencia del diésel, la gasolina es un combustible muy volátil. Eso significa que un simple poro en alguna de las zonas por las que pasa el combustible hace que se evapore, sin dejar rastro en muchos casos.

Las causas del aumento del consumo de diésel suelen ser distintas y casi siempre tienen que ver con el sistema de inyección y con los filtros contra la contaminación, los cuales son muy problemáticos.

También puede haber alguna fuga de combustible, pero en los coches diésel el combustible no es volátil y suele dejar una mancha muy visible.

Qué debo revisar si esto ocurre

Tanto si hay un consumo excesivo de gasoil como de gasolina, lo primero es descartar las fugas de combustible.

Comprobar la fuga suele ser tan sencillo como mirar el suelo cuando el coche está aparcado unas horas en el mismo lugar, como en el garaje. Si en donde aparcamos hay mucha suciedad con fugas de otros vehículos, podemos colocar unos cartones limpios y revisarlos pasadas unas horas.

Al ver que hay manchas de combustible, las de gasoil son más evidentes, habrá que revisar todo el sistema de alimentación de combustible del vehículo, como el depósito, los tubos que van del depósito al motor, la bomba de combustible, etc.

En el caso de que no haya fugas, la respuesta a por qué mi auto consume más gasolina que antes se complica, y lo mismo ocurre si tenemos un consumo excesivo de gasoil.

Cuando nuestro vehículo es de gasolina lo próximo a revisar son las bujías, que son las que provocan las chispas que encienden la gasolina. Si las bujías no están en buen estado el consumo sube y lo mismo ocurre si los sensores de temperatura o de oxígeno se han estropeado.

La ausencia de fugas de diésel nos debe llevar a revisar los sistemas como el FAP o la EGR, dependiendo del modelo de vehículo que tengamos. Se suelen obstruir debido a un mal uso del vehículo, obstruyendo el paso del aire limpio y dificultando la combustión.

Los inyectores son otra de las causas del aumento de consumo de diésel, puesto que este combustible los ensucia e impide que la combustión se haga bien.

Si un vehículo consume mucho carburante se deben revisar varios puntos, empezando por las fugas. Una vez descartadas habrá que fijarse en los “culpables habituales”, que son diferentes en los coches diésel y en los que usan gasolina.

Te puede interesar también

Timos de coches por internet: phishing car y otras estafas

Las estafas por internet son habituales en todos los sectores y ámbitos de la vida. …

Lavado de coches: ¿a mano o a máquina?

Cuando vamos a lavar el coche tenemos varias opciones, las cuales vamos a escoger en …