El coche se para en marcha diesel

Hacer que el coche se pare en marcha, si es diésel, es uno de los errores más típicos cuando se está aprendiendo a conducir. Sin embargo, si un automóvil diésel se apaga repentinamente, sin motivo aparente, hay motivo de preocupación. En este artículo veremos qué puede hacer que un diésel se apague y cómo actuar.

El coche se para en marcha diésel: causas y soluciones

El deposito esta vacío

Aunque parezca raro, es poco probable que un automóvil que se quedó sin gasolina se detenga por completo de una sola vez. Por lo general, el motor vuelve a arrancar y se enciende la luz del deposito vacío en el tablero. En resumen, deberías poder caminar al menos unos metros, lo suficiente como para llegar al costado de la carretera o a la gasolinera más cercana.

Es una situación desagradable pero, entre las presentes en el artículo, es la menos problemática.

Te equivocaste al repostar gasolina en lugar que diésel

¿Qué pasa si el coche se detiene de repente, aunque acabas de repostar gasolina? El problema podría ser simplemente este: haber puesto erróneamente gasolina en un motor diésel.

Como te explicamos en un artículo de Muchoneumatico.com dedicado a cómo actuar si añades un combustible inadecuado, lo mejor sería vaciar el tanque incluso antes de encender el motor. De lo contrario, el automóvil comenzará a emitir humo negro espeso y vacilará hasta que se detenga por completo.

Hay agua en el motor diésel

La gasolina en el diésel es un error humano atribuible solo a quienes fabrican combustible. La presencia de agua en el diésel, en cambio, es casi siempre fruto de la negligencia de la gasolinera: el tanque general o se ha lavado mal y o estamos delante de un intento de estafa. Añadir este líquido al carburante permite a algunos «listillos» aumentar los beneficios.

Cuando hay agua en el gasóleo, el coche se queda sin combustible: mientras conduce va perdiendo velocidad, hasta que se detiene por completo y nunca más vuelve a arrancar. Dado que el tanque está formalmente lleno, no se enciende ninguna luz de advertencia y el evento es repentino.

En estos casos, lo único que se puede hacer es mover el coche manualmente y llamar a la grúa: intentar arrancar el coche sería inútil y podría empeorar la situación. Una excelente razón para recurrir solo a sistemas de calidad y confiabilidad comprobada, como talleres y gasolineras oficiales.

La bomba de combustible está dañada

Una de las peores consecuencias del agua en el combustible Diesel es el fallo de la bomba de combustible. Sin embargo, para ser honesto, la bomba de combustible puede romperse de muchas maneras y no siempre es culpa del diésel de mala calidad.

Cualesquiera que sean las razones por las que la bomba está dañada, esto puede provocar un apagado más o menos repentino del automóvil. De hecho, cuando la bomba deja de funcionar, el motor se queda sin combustible como si el depósito estuviera vacío.

En la mayoría de los casos, el apagado no es del todo brusco: los ruidos y la dificultad de arranque son los síntomas más comunes, que incluso preceden en varias horas al apagado definitivo.

El combustible tiene baja presión

Si el automóvil se detiene repentinamente solo cuando va cuesta arriba o cuando se somete a un esfuerzo considerable, es probable que el combustible tenga poca presión. En tales casos, el automóvil no tiene problemas en la conducción normal y se reinicia sin problemas después de apagarlo.

Si realmente el problema es la presión del diésel, una revisión del regulador de presión, el componente que controla la presión del combustible, podría ser suficiente. Esto es casi siempre un problema menor y menos caro que los anteriores.

El sensor del cigüeñal está defectuoso

El sensor del cigüeñal controla la velocidad de conducción, coordinando así los pistones y las bobinas de encendido. Cuando se descompone, pueden surgir una amplia gama de problemas: pérdida de potencia, dificultad para arrancar el automóvil, funcionamiento irregular. A veces, la falla del sensor del eje hace que el motor se detenga y la máquina se apague repentinamente.

Ahora sabes porque tu coche diésel se para en marcha: aprovecha esta información y consejos para prevenir eventuales problemas y siempre pide ayuda a talleres y profesionales de confianza.

Artículos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, usabilidad de la web y analizar sus hábitos de navegación.

Ver más