Portada / Consejos / Creencias erróneas del ciclismo: ¿seguro que los neumáticos anchos de bicicleta son más lentos?

Creencias erróneas del ciclismo: ¿seguro que los neumáticos anchos de bicicleta son más lentos?

La anchura o sección de los neumáticos de ciclismo depende directamente de la anchura de las llantas sobre las que los vas a montar, que se mide en dos puntos: la anchura externa, que por lo general es la medida que se toma a la altura de las pistas de frenado, y la anchura interna, que es la que se obtiene de las pestañas internas de la llanta.

Esta anchura interna es la referencia que debes tomar a la hora de buscar la combinación perfecta entre la anchura de la llanta y la de la cubierta con el objetivo de disfrutar de la mayor eficiencia en la rodadura, volumen de aire y comodidad sobre la bicicleta.

Existe una falsa creencia extendida por la cual se dice que los neumáticos anchos de bicicleta ruedan peor y son más lentos que los estrechos porque la superficie de contacto con el suelo es mayor. El tamaño en la capacidad rodadora y la velocidad de los neumáticos importa, pero no de la manera en que piensas.

Hay estudios técnicos que demuestran que los neumáticos anchos tienen una menor resistencia a la rodadura. Además, un neumático con un mayor balón absorbe mejor las irregularidades del terreno, lo que te va a ofrecer un mayor confort sobre la bicicleta.

En terrenos arenosos, el balón se hunde menos, lo que las convierte en cubiertas más estables. Además, las llantas van a una mayor altura, por lo que estos neumáticos van más protegidos de los pinchazos por pellizcos con las mismas, que a su vez sufren menos desgaste.

Estos neumáticos de ciclismo con una anchura mayor permiten presiones de aire más bajas, de manera que ofrecen una mayor adherencia sobre el terreno y, por tanto, son más seguros que los que cuentan con un menor tamaño del balón y son más estrechos.

Otros beneficios de llevar neumáticos anchos de bicicleta

Otra ventaja es que permiten que los giros sean más progresivos, debido a que el balón se desplaza levemente hacia los lados al apoyar el peso en las curvas, lo que se conoce como movimiento de deriva.

En definitiva, existen factores más determinantes para la resistencia a la rodadura que la anchura de las ruedas, como puede ser el dibujo o el compuesto con el que han sido fabricadas. La presión de los neumáticos, la resistencia al viento, la fuerza de tus piernas o el estado del terreno también influyen de manera decisiva en tu avance sobre la bicicleta.

De ahí que decir tajantemente que los neumáticos anchos de bicicleta son más lentos es un error considerable. Ahora bien, si hablamos de ciclismo de carretera la cosa cambia. Los neumáticos estrechos permiten presiones de inflado más elevadas lo que otorga una capacidad rodadora mayor en superficies acondicionadas como el asfalto o la pista. Eso sí, estarás sacrificando adherencia y confort.

Las altas presiones de inflado minimizan al máximo la superficie de contacto, de ahí que estas cubiertas más finas ofrezcan una menor resistencia al aire, lo que determina que las velocidades alcanzadas puedan ser considerablemente mayores.

Desventajas de estos neumáticos de ciclismo más anchos

El principal inconveniente que encontrarás en las cubiertas más anchas es que son bastante más pesadas y la tasa rotacional es mayor, lo que provoca que las aceleraciones sean más lentas y que la bicicleta sea menos ágil que si montas ruedas con superficies de contacto más estrechas.

En conclusión, a la hora de elegir los neumáticos de ciclismo adecuados hay que tener en cuenta múltiples factores. A igual presión de inflado, sí es cierto que los estrechos van a ser siempre más rápidos que los anchos. Por eso es importante conocer nuestras necesidades y el uso que vamos a dar a la bicicleta en el momento de la decisión.

Te puede interesar también

El neumático hecho arte

Hacer arte con neumáticos no parece que vaya a ser la solución definitiva al problema …