Portada / Coches / Fibra de Carbono forjada: El futuro hoy
Carbone fiber background
Carbone fiber background

Fibra de Carbono forjada: El futuro hoy

La fibra de carbono, es un material de altísima resistencia y un peso ultra ligero. Este material ha revolucionado la industria de una manera insospechada.

Su resistencia probada ante golpes, deformaciones y exposición a temperaturas extremas le ha sabido ganar un puesto de honor en la industria.

Muy usado en componentes espaciales y en la industria de la alta velocidad, por su alta flexibilidad y resistencia.

Hasta ahora, los fabricantes de coches habían usado la fibra de carbono como parte de sus componentes, sin atreverse a usarla como materia prima para el 100% de los elementos constructivos del coche.

Sin embargo todo esto parece estar cambiando. A raíz del uso en las pistas de carreras y su probada eficiencia, parece que ha llamado la atención de los ingenieros automotrices.

Mucho se ha hablado de este magnífico material, pero pocos conocemos las bondades y características técnicas principales de este material.

Veamos un poco como este sencillo material ha cambiado al mundo.

Fibra de carbono: La panacea industrial

Hasta el uso del aluminio fundido y reforzado, no se pensaba que pudiera existir un material que aportara todos los beneficios de bajo peso y alta resistencia.

Especialmente en la industria automotriz, dominada por el uso del acero y los metales como principal ingrediente industrial.

Parece mentira, pero hasta hace muy pocos años, los coches eran pesados monstruos de acero que podían llegar a superar las 3 y 4 toneladas.

Esto los convertía, no solo en pozos sin fondo de consumo de combustible, sino en verdaderos misiles sobre las carreteras.

La gradual sustitución del acero por partes de aluminio y polímeros reforzados en ciertas partes de la carrocería, lograron que el peso se redujera a menos de la mitad.

Esto pareciera ser una solución para la industria, especialmente luego de los desastres financieros de gigantes como General Motors y Chrysler a nivel mundial. La quiebra de estos gigantes industriales, sobrevino como una gran señal de advertencia para toda la industria.

Pronto todas las marcas del mundo aplicaron el adagio de “pon tus barbas en remojo” y comenzaron a analizar sus estructuras de costes.

El acero de las piezas mecánicas y de la carrocería apareció como un alto contribuyente al gran coste de producción de cada unidad.

Las marcas mundiales, empezaron a experimentar con materiales como la fibra de vidrio, aluminio y otros componentes como sustituto al pesado y sobretodo, costoso acero.

Sin embargo, las agencias de seguridad gubernamentales tuvieron un gran peso en no dejar a las marcas experimentar con la seguridad en juego.

Poco a poco, la fibra de carbono fue apareciendo en las mesas de diseño de ingenieros automotrices del mundo entero.

Ventajas de la fibra de carbono

Además de la maleabilidad y alta resistencia de la fibra de carbono, se suman una serie de ventajas que han sido adoptadas en la industria automotriz con grandes posibilidades técnicas.

La fibra de carbono, es un material altamente flexible y con un punto de fusión realmente alto. Su característica de alta maleabilidad se logra a relativamente bajas temperaturas en comparación de las temperaturas necesarias para su degradación.

Esto permite que se pueda adoptar a las formas más irregulares con gran eficiencia, ya que al enfriarse se endurece con gran resistencia.

La resistencia del carbono es igual o superior a la del acero. Esto se suma a su alta capacidad para absorber impactos y redistribuir la fuerza aplicada en toda su superficie molecular.

Es 100% inmune a la corrosión y oxidación, es impermeable y resiste muy bien las temperaturas muy por debajo del punto de congelación del agua, sin perder elasticidad o resiliencia.

Hablando de resiliencia, la fibra de carbono es uno de los compuestos con mayor resiliencia del mercado. Vuelve a su forma original después de deformarse de manera muy sencilla, lo que lo hace ideal para carrocerías y partes fijas.

Es totalmente reciclable, lo que ha permitido que el coste de reciclaje de partes se reduzca a menos de una cuarta parte de lo que representaba el reciclaje del acero.

Partes del coche en fibra de carbono

Hasta ahora, el uso de la fibra de carbono como único material de construcción se ha limitado a pocos modelos.

Sin embargo toda la industria automotriz parece estar apuntando sus filas hacia esa dirección.

En la actualidad, podemos encontrar piezas hechas de fibra de carbono como:

  • Carcasas de retrovisores
  • Paneles de carrocería
  • Partes o totalidad del capó o techo
  • Molduras de componentes aerodinámicos como alerones o deflectores de aire
  • Llantas y partes del sistema de dirección
  • Partes interiores
  • Tableros, paneles interiores y del habitáculo
  • Componentes del sistema eléctrico y electrónico

Marcas legendarias como Lamborghini, BMW y Mercedes Benz, han lanzado prototipos de coches enteramente hechos en fibra de carbono. Esto se marca como el inicio de una revolución que llegó para quedarse.

 

Te puede interesar también

Ventajas de la carga lenta para coches eléctricos

En la actualidad la mayoría de las empresas de automoción están sumándose poco a poco …

La versión del Fiesta disponible en motor eléctrico

Ford ya se suma a otros fabricantes del motor con su nuevo Ford Fiesta eléctrico, …